Pensilvania recibió más de $1.2 millones en fondos federales para aumentar la capacidad de los sistemas de salud

Foto de Alexander Dummer en Unsplash

El financiamiento ayudará a construir un sistema integral de atención que garantice un servicio de salud accesible y apropiado para las familias jóvenes en proceso de cuidado materno infantil.

El Departamento de Servicios Humanos (DHS) informó la asignación de más de 1,2 millones de dólares en fondos federales a la Oficina de Desarrollo Infantil y Aprendizaje Temprano (OCDEL) en el estado de Pensilvania, que servirán para conectar a las familias embarazadas y padres de niños pequeños con diversos servicios de salud temprana y bienestar.

Esta subvención proporcionará a OCDEL un monto de $255,600 anuales durante cinco años a partir del 1 de agosto de 2021, para un total de $1.278,000.

La secretaria interina del DHS, Meg Snead, dijo que estos fondos federales ayudarán a promover los distintos programas de asistencia pública disponibles, con enfoque en las familias que se encuentran en el período de desarrollo infantil desde la etapa prenatal hasta los tres años.

“Demasiadas familias desconocen todos los servicios y apoyos que existen, y eso significa que no están accediendo a todo el apoyo que está disponible para ellas”, resaltó la funcionaria.

El desembolso servirá para ampliar el alcance de los programas de visitas domiciliarias para madres, bebés y la primera infancia (MIECHV), el programa de intervención temprana (EI),  así como el programa de seguro médico para niños (CHIP), entre otros.

Asimismo, la OCDEL se encargará a través de los Sistemas Integrales para la Primera Infancia (ECCS) de aumentar los sistemas de salud y servicios para la familia, a fin de coordinar servicios e identificar las brechas en estos programas para las familias.

Translate »