Pensilvania pausó la aplicación de la vacuna Johnson & Johnson hasta que los CDC y la FDA concluyan sobre “eventos adversos”

Foto: Governor Tom Wolf - Flickr

El Gobierno se acopló a las recomendaciones de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), mientras se define una investigación por “un tipo de coágulo sanguíneo” sobre seis pacientes.

El Departamento de Salud de Pensilvania anunció que pausó la administración de la vacuna de Johnson & Johnson a través de todos sus proveedores al menos hasta el 20 de abril, mientras la FDA y los CDC revisan seis incidentes de coágulos sanguíneos poco comunes que ocurrieron dentro de las dos semanas posteriores de aplicación del antídoto.

La Secretaria de Salud del estado, Alison Beam, dijo que “si bien este anuncio es un desafío, destaca el proceso de evaluación de la vacuna” y es un protocolo  que “debe dar a todos los residentes de Pensilvania confianza en la seguridad y eficacia de las vacunas Pfizer y Moderna”.

Las investigaciones que adelantan las principales autoridades sanitarias del país se centran en seis personas que presentaron el desarrollo de coágulos poco normales tras recibir su vacuna Johnson & Johnson.

Estos casos ocurrieron en mujeres de entre 18 y 48 años que se encontraban entre los 6,8 millones de estadounidenses que recibieron el inmunizante.

“Los CDC y la FDA están monitoreando de cerca la seguridad y efectividad de las vacunas, y si existe un motivo de preocupación, tomarán medidas porque la seguridad es primordial”, destacó Beam.

La entidad de salud estatal indicó que las personas que tengan citas programadas para recibir una dosis de la vacuna Pfizer o Moderna deben cumplir con esas clínicas.

Asimismo, los residentes que hayan recibido la vacuna de Johnson & Johnson y desarrollen dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar dentro de las tres semanas posteriores a la vacunación deben comunicarse con su proveedor de atención médica.

Sin embargo, no precisaron si ofrecerían un antídoto alternativo a las personas que tenían turnos otorgados, como sí ocurrió en el estado de Nueva York, donde el gobernador Andrew Cuomo dijo que no cancelarán citas y ofrecerán “la vacuna Pfizer en su lugar”.

La FDA afirmó que esta interrupción permitirá a los proveedores de atención médica obtener “el tratamiento único requerido contra este tipo de coágulo de sangre”.  Por su parte, el principal asesor médico de la Casa Blanca, el Dr. Anthony Fauci,  opinó que la pausa de la vacuna Johnson & Johnson no causará un retraso prolongado y solo debería durar “días o semanas”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »