Pensilvania crea una guía para reducir el riesgo de contagio en menores de 12 años

Foto: Captura de pantalla - PACast.com

Las autoridades sanitarias elaboraron una serie de recomendaciones para este grupo etario, que aún no se encuentra habilitado para ser inmunizado contra el Coronavirus.

Pensilvania ha delineado una guía con el objetivo de “mantener a los niños y sus familias a salvo mientras los menores de 12 años aún no son elegibles para la vacuna COVID-19”, según indicaron desde el Estado.

La secretaria interina del Departamento de Servicios Humanos (DHS, por sus siglas en inglés) Meg Snead, afirmó que mientras los adultos y los niños mayores continúan vacunándose, existen muchas dudas respecto a qué actividades pueden hacer sin peligro con sus hijos este verano.

Es a raíz de esas consultas que los funcionarios de salud han promovido la guía. En este sentido, Snead sostuvo que la pandemia no ha terminado, por lo que alentó a todos a respetar las recomendaciones y a seguir “trabajando juntos para evitar una mayor propagación del COVID-19 entre los niños y las familias, para que podamos celebrar el verano de manera segura”.

Por su parte, la Médica general interina, Dra. Denise Johnson, se manifestó en la misma línea, al reforzar la idea de que la vacunación es la principal salida frente a la pandemia. 

“Instamos a los padres de niños pequeños a que consideren vacunarse, ya que esta es una forma de mantenerse usted mismo, sus hijos, amigos y familiares a salvo mientras participa en las actividades de verano”, indicó Johnson.

Recomendaciones

Las autoridades se alinearon con las guías de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que “recomienda que los niños menores de 2 años no se cubran la cara”. 

De todas maneras, “los niños de entre 2 y 12 años deben cubrirse la cara en lugares públicos, en eventos y reuniones, y en cualquier lugar en el interior cuando estén cerca de otras personas fuera de su hogar”, según señala la guía de los CDC.

En este sentido, la principal recomendación es la realización de actividades al aire libre, ya que representan un riesgo mucho menor de contagio comparado a los espacios cerrados. Además, los infantes con afecciones médicas subyacentes pueden tener aún mayores posibilidades de sufrir los efectos adversos del COVID-19. 

Respecto a las actividades en interiores, sólo pueden llevarse a cabo si se respetan los protocolos. Es decir, el uso de mascarilla, respetar la distancia de 6 pies y ventilar el espacio. 

Por último, otras recomendaciones complementarias para aplicar con los niños son:

  • Lavado de manos con agua y jabón.
  • Estornudar o toser cubriéndose la boca y la nariz con un pañuelo.
  • Respetar el aislamiento si no está vacunado contra la enfermedad, está contagiado actualmente o lo ha estado en el corto plazo.
  • Asistir al médico con regularidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »