Pensilvania sobrepasó la barrera de los 20.000 fallecidos por COVID-19 desde el inicio de la pandemia

Foto: Governor Wolf / Flickr

Los indicadores sanitarios del estado siguen siendo alarmantes pero reflejan una disminución en el número de contagios y hospitalizaciones, en comparación con el pico de 12.791 casos que se detectaron a principios de diciembre.

El Departamento de Pensilvania reportó este jueves 260 nuevas muertes por COVID-19, un cifra que elevó el conteo total de fallecidos en el estado a 20.128. El recuento global de contagios cerró en 788.834, tras la detección en la última jornada de 5.664 infecciones.

El balance detalla que 4.882 personas permanecen hospitalizadas hasta la fecha. Un indicador que refleja una variación a la baja en relación con el pico máximo registrado en este renglón el 27 de diciembre, con 6.091 pacientes.

Asimismo, 889 personas están internadas en una Unidad de Cuidados Intensivos en comparación con los 1.010 que fueron recluidos el sábado pasado. La mayoría de los pacientes hospitalizados son mayores a 65 años y un gran número de muertes se han producido en personas de este rango etario.

Hasta la fecha, 80.719 ciudadanos tienen una prueba de antígeno viral positiva y se consideran casos probables, mientras que 637 personas tienen una prueba serológica positiva y síntomas de COVID-19 o una exposición de alto riesgo.

El porcentaje de positividad en todo el estado para la semana del 8 al 14 de enero cerró en 12,7% y desde el inicio de la pandemia 3.520.836 personas han dado negativo.

Mientras el estado lidia con métricas medianamente estables -comparadas con el peor momento en diciembre- establecieron una alianza con Rite Aid para ampliar el alcance de la distribución de la vacuna contra el COVID-19 en instalaciones esenciales que no están incluidas en el Programa Federal de Asociación de Farmacias.

En ese sentido, el Departamento de Salud de Pensilvania comenzó este martes a administrar el antídoto dentro de la Fase 1A de vacunación a cualquier persona mayor de 65 años y ciudadanos de 16 a 64 años con afecciones médicas graves.

El reporte de salud estatal detalla que hasta el 21 de enero se administraron 543.329 vacunas, en las que se incluyen 366.429 personas con una primera inoculación y 88.450 con dos inyecciones del antídoto.

Translate »