Otra noche de furia en Minneápolis por enfrentamientos entre manifestantes y la Policía

Tras el brutal asesinato de George Floyd tercera jornada de protestas dejó una central de policía totalmente destruida. Trump amenazó con enviar al Ejército para intervenir: “Cuando los saqueos empiezan, los disparos también”, tuiteó.

La ciudad de Minneápolis continúa con su escalada de violencia tras el brutal asesinato de George Floyd el pasado lunes, lo que desató una serie de graves enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía.

Este jueves, la protesta destruyó totalmente una estación de policía y quemó varios edificios, entre los cuales se encuentra uno de varios pisos -la imagen que acompaña a esta nota- lo que generó una ola de fuego y humo en la ciudad.

Al igual que el video del asesinato de Floyd, las imágenes de los disturbios se viralizaron en las redes sociales y ocasionaron una masiva repercusión nacional, con protestas en otros sitios del país y controversias políticas que ponen a Estados Unidos en crisis mientras los muertos por Coronavirus no dejan de subir y las elecciones de noviembre se acercan.

En Nueva York, la ciudad más afectada del mundo por la pandemia -con más de 20 mil muertos y 200 mil contagiados- cientos de personas marcharon con barbijos y pidieron justicia por el crimen.

Mientras la situación parece no tener tregua, el presidente Donald Trump amenazó con intervenir para detener las protestas. En vez de llevar calma, el mandatario optó por advertir que “cuando los saqueos empiezan, los disparos también” en una serie de tuits.

El mensaje provocó la censura de Twitter, que calificó al tuit como “generador de violencia” y lo ocultó de la biografía del mandatario, que lleva una guerra radical contra la red social en los últimos días.

“En Minneápolis hay una falta total de liderazgo. Está gobernada por un muy débil alcalde de la izquierda radical, Jacob Frey”, disparó Trump, que amenazó: “O actúa bien y controla la ciudad, o enviaré a la Guardia Nacional y haré el trabajo bien”.

Mientras tanto, el alcalde declaró la emergencia local en la ciudad y pidió ayuda al Gobierno de Minnesota para tratar de controlar la situación.

Cientos de comercios optaron por amurallarse con tablas de madera y cerrar sus puertas por temor a los saqueos, que se repiten desde que comenzaron los disturbios en la ciudad.

En simultáneo, se desarrollan otras protestas pacíficas en la ciudad, que solo tienen por intención pedir justicia por el crimen de Floyd y exigir el arresto inmediato de los policías involucrados en su asesinato, los cuales por ahora solo fueron despedidos de sus cargos.

“No queremos luchar contra nadie ni causar ningún daño. Solo queremos que la Policía rinda cuentas”, dijo una manifestante a la televisión.

Translate »