Organizan una fiesta masiva en una piscina de Wuhan

Foto: AFP

Las imágenes de una multitudinaria fiesta electrónica en la ciudad que fue la zona cero de la pandemia revelan un panorama que contrasta con el escenario que enfrenta el mundo por el COVID-19.

Con cifras a nivel mundial que ya suman 21 millones de contagios por Coronavirus y más de 750 mil muertos, un parque acuático de la ciudad de Wuhan, en China, organizó una fiesta electrónica el fin de semana que dejó ver a miles de personas conglomeradas sin máscaras ni distanciamiento social.

Las fotografías del evento en el Parque Acuático Maya Beach causaron controversia en las redes sociales en medio de una crisis sanitaria mundial que parece estar controlada en el país asiático, pero que continúa su escalada en distintas regiones del mundo, especialmente Estados Unidos y Latinoamérica.

Wuhan fue la zona cero donde se detectó el primer caso de Coronavirus y la misma que para el 23 de enero ya había causado la muerte de más de 17 personas y el contagio de cerca de 400. Se trata del lugar de origen de un virus que ha cerrado las fronteras entre naciones e impuesto el distanciamiento social y el uso de máscaras faciales como medida fundamental para controlar su transmisión.

Esta ciudad, que tiene una población de 11 millones de habitantes, fue sometida a un aislamiento bajo estrictas medidas de cuarentena que permitieron el 8 de abril un levantamiento del confinamiento. Sin embargo, el 12 de mayo se evidenció un rebrote que obligó a un testeo masivo de los habitantes para controlarlo y volver a una relativa normalidad en junio.

De acuerdo con los reportes oficiales, Wuhan no ha detectado ningún contagio desde mediados de mayo, después de un cierre de la ciudad por 76 días. Según las declaraciones, este evento en particular estuvo justificado porque “no se han reportado oficialmente nuevos casos de transmisión nacional en la provincia de Hubei”.

Aunque varios países del mundo han intentado aplicar el modelo Wuhan, en cuanto a la implementación de una cuarentena radical como medida de control frente a la propagación del virus, los resultados no han sido los mismos.

China tiene una población de 1.300 millones de habitantes y -según informaron- registra hasta el momento más de 84.000 contagios y 4.600 muertes. Indicadores que revelan un aparente control de la tasa de transmisión de la enfermedad y un fuerte contraste con Estados Unidos, que es el nuevo epicentro de la pandemia con más de 5 millones de casos y 170.000 muertos.

Inclusive países como Corea del Sur o Nueva Zelanda, que no habían reportado casos por bastante tiempo, han identificado nuevos contagios recientemente. Una prueba de que el control total del virus parece algo imposible, al menos sin la aparición de una vacuna.  

Translate »