NYC: informe revela que el 30 % de las muertes en zonas de radares ocurren cuando las cámaras no están funcionando

Foto: Twitter @NYC_DOT

Luego del hallazgo revelado en un informe de tráfico en la ciudad de Nueva York, la alcaldía solicitó la aprobación de una legislación que permitiría el funcionamiento de las cámaras de velocidad las 24 horas.

El Departamento de Transporte (NYC DOT) publicó su informe anual del programa de control de velocidad, que abarca el periodo entre 2014-2020, donde se evidenció una reducción del 72 % en el exceso de velocidad en ubicaciones de cámaras al cierre de diciembre. 

De este indicador,  el 30 % de todas las muertes se registraron durante la noche y los fines de semana cuando las cámaras no están operativas.

Por esta razón, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, solicitó a los líderes estatales la promulgación de la Ley S5602 / A6681, que permitiría el funcionamiento de las cámaras de velocidad las 24 horas, los 7 días de la semana, así como la aplicación de multas más elevadas cada vez que los infractores son reincidentes.

“Los radares de tráfico son una herramienta esencial para luchar contra la conducción peligrosa y la ley estatal no debería obligar a la ciudad de Nueva York a mantenerse segura solo algunas veces”, dijo el alcalde Bill de Blasio.

Actualmente, NYC DOT opera 1.647 cámaras en las 750 zonas de velocidad dentro de un radio de un cuarto de milla de las escuelas, en horarios de 6 am hasta las 10 pm. El programa tiene planeado instalar un promedio de 60 nuevas cámaras cada mes para alcanzar un objetivo de 2.220 para 2022.

De acuerdo con el informe de este año, las infracciones semanales promedio en las zonas de velocidad disminuyeron aproximadamente un 45 % y las incidencias se redujeron entre 81 % y 89 % en corredores claves como Grand Concourse, Union Turnpike, Hylan Boulevard y Fourth Avenue (Brooklyn).

El DOT detalla que si un vehículo viaja a una velocidad de 30 MPH y colisiona contra un peatón, esta persona tiene el doble de probabilidades de morir que si recibiera el impacto a una velocidad de 25 MPH, ya que mientras más rápido viaja un vehículo menos tiempo y espacio tiene el conductor para reaccionar a las circunstancias y evitar un accidente.

“Sabemos que nuestro programa de cámaras funciona para disuadir el exceso de velocidad, pero podemos hacer más. Casi un tercio de las muertes de tráfico del año pasado ocurrieron en zonas escolares cuando no se permitía que las cámaras funcionaran”, resaltó el comisionado del DOT, Hank Gutman.

Translate »