Nueva York reportó el primer caso de la nueva cepa británica de COVID-19

Foto: Zack Seward (Flickr)

El contagio se detectó al norte del estado, en el condado de Saratoga. Se trata de un hombre de 60 años que no viajó al Reino Unido, por lo cual se supone que el virus está circulando en la comunidad.

El estado de Nueva York reportó este lunes el primer caso confirmado de la nueva cepa británica de COVID-19, según informó el gobernador Andrew Cuomo en conferencia de prensa.

“El laboratorio Wadsworth confirmó un caso de la cepa del Reino Unido en el condado de Saratoga. Es un hombre de unos 60 años que tenía algunos síntomas, pero que se encuentra bien y mejorando en su estado de salud”, informó el mandatario.

Además, Cuomo indicó que el sujeto -cuya identidad no se brindó- “no ha viajado recientemente” al Reino Unido, por lo cual “las pruebas sugieren que la cepa está circulando en la comunidad”.

De hecho, tres de los contactos estrechos del hombre contagiado dieron positivo de COVID-19, aunque aún no se demostró si pertenecen a la nueva cepa o no.

Por esta preocupante situación, el gobernador pidió a los neoyorquinos que extremen los cuidados, ya que está demostrado que la cepa británica “es más prevalente de lo que la gente cree”. Algunas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de hecho, indican que es hasta un 70% más contagiosa.

“Aparentemente, la nueva cepa no tiene ninguna diferencia desde el punto de vista de la vacuna”, indicó Cuomo, que agregó que aunque “no es más mortal”, sí “es más transmisible, lo que significa una mayor tasa de positividad, una mayor tasa de infección y una mayor tasa de hospitalizaciones”.

Por esta preocupante situación, desde el 30 de diciembre Estados Unidos se sumó a la lista de países que exigen un hisopado negativo para quienes provengan del Reino Unido. Esto no evitó que la nueva variante del COVID-19 ingrese al país, como se demostró este lunes en Nueva York y la semana pasada en Colorado.

Mientras tanto, la nueva cepa sigue causando estragos en el Reino Unido, donde se están reportando récords de contagios diarios y una importante alza en las hospitalizaciones.

Por ello, este lunes el primer ministro británico, Boris Johnson, ordenó un nuevo confinamiento hasta mediados de febrero, que incluye el cierre total de escuelas y universidades y la orden de quedarse en casa para toda la comunidad.

Translate »