Nueva York derogó una ley que criminalizaba a la comunidad trans por caminar en la calle

Foto: Shiny Suzuki - Flickr

La normativa, vigente desde 1976, habilitaba a la Policía a detener a las personas trans aunque no realicen delito alguno. La decisión supone un triunfo para la comunidad, que llevaba luchando por este cambio desde hace varios años.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó este martes la derogación de una ley que criminalizaba a la comunidad trans, debido a que permitía que la Policía detenga sin ningún motivo a las personas transgénero por el simple hecho de caminar por la calle.

La justificación que debían encontrar los efectivos de la fuerza es que suponían que esas personas, al caminar en la vía pública, estaban yendo a prostituirse, una actitud totalmente prejuiciosa y que podía ser llevada a cabo sin ninguna prueba.

Con la derogación, no se elimina a la prostitución como una actividad ilegal -una lucha que también se está llevando a cabo en paralelo- pero sí se pone fin a esta arbitrariedad contra las personas transgénero, que tenían temor de salir a la calle por cualquier motivo.

La legislación estaba vigente desde 1976 y venía siendo objeto de numerosas críticas durante los últimos años. De hecho, pese a que algunos policías seguían valiéndose de ella para detener a personas de la comunidad, en general los jueces terminaban por desestimar las aprehensiones por el carácter arcaico de la ley.

Sin embargo, esto no impedía que las personas transgénero sufran momentos sumamente desagradables y queden con un antecedente penal dentro de su prontuario.

En este sentido, este martes, cuando el gobernador firmó la derogación, también se decidió que se elimine el historial de arrestos para todos los detenidos bajo esta normativa.

Previo a la firma de Cuomo, la derogación había sido aprobada por una abrumadora mayoría en el Senado y en la Asamblea, en una iniciativa del senador demócrata Brad Hoylman, que se mostró feliz tras el fin del proceso.

“Esta ley obsoleta y discriminatoria ha llevado a miles de arrestos innecesarios y a una cultura más amplia de miedo e intimidación para los neoyorquinos transgénero. Especialmente ha afectado a las personas de color”, expresó.

De hecho, en 2018 (el último año en el cual los jueces permitieron esta normativa), de las 152 personas arrestadas por la ley, el 49% eran afroamericanas y el 42% latinas.

La decisión también fue celebrada por varios de los sectores que habían luchado durante los últimos años por la derogación. El proceso llevó varias etapas, pero inició con fuerza en 2016 con la presentación de una demanda colectiva y se aceleró en 2019, cuando los demócratas tomaron el control del Senado.

“Hemos hecho historia en el respeto de los derechos trans. La aprobación de este proyecto de ley mejorará la calidad de vida de todos los neoyorquinos, principalmente de las mujeres trans negras, que de forma sistemática han sido blanco de ataques simplemente por existir”, señaló Kiara St. James, la representante legal del grupo New York Transgender Advocacy Group, uno de los impulsores de la derogación.

Translate »