Nueva York apartó a los agentes anticrimen que trabajaban vestidos de civil

Foto: El Tiempo Latino

El Departamento de Policía del estado separó de sus cargos a estos oficiales, debido a la tensión que se ha creado en torno a los casos de violencia policial. 

El comisionado Dermot Shea anunció el desplazo de los agentes de seguridad de Nueva York que se encargaban de combatir el crimen vestidos de civil. La modificación afectará alrededor de 600 oficiales que serán reasignados a nuevos puestos cuando la institución modifique sus esfuerzos para llevar mayor tranquilidad a la sociedad. 

Se trata de un cambio repentino en la estructura del Departamento de Policía de Nueva York, que viene a responder a las fuertes demandas de la sociedad que exigían renovar el enfoque de los uniformados para evitar nuevos casos de violencia policial. 

Dermot Shea se refirió al cambio de estructura y esclareció la situación que lo llevó a implementar las modificaciones: «Las manifestaciones de ira se han vuelto pacíficas y eso ha permitido discusiones reflexivas sobre la reforma”. A la vez, el oficial hizo hincapié en que no se trata de una solución definitiva sino “que una reforma significativa deberá comenzar desde adentro». 

La legislatura del estado aprobó también otras medidas como prohibir a la policía la estrangulación, garantizar el derecho de registrar la actividad policial, requerir cámaras corporales para todos los agentes de seguridad y facilitar la presentación de demandas cuando una persona sin una razón sólida llame al 911 advirtiendo una supuesta actividad criminal. 

La reestructuración llega después de que se presentaron cargos penales contra dos oficiales de la ciudad de Buffalo, que empujaron violentamente a un anciano durante las manifestaciones posteriores a la muerte de George Floyd en manos de un policía de Minneapolis. 

Esta agresión fue registrada por un canal de televisión y muestra cómo un hombre mayor termina con la cabeza sangrando en el suelo. Si bien el alcalde Byron Brown decidió suspender a los agentes implicados y abrir una investigación en su contra, el pedido social de detener la violencia policial cobra cada vez más fuerza.

A raíz de estos hechos de brutalidad por parte de los uniformados, las autoridades del Departamento de Policía de Nueva York solicitaron que se les asignen nuevos trabajos como el de detective y de vigilancia en los vecindarios, a aquellas unidades que antes se encontraban en las calles combatiendo el crimen. 

Por su parte, el presidente de la Asociación de Beneficencia de la Policía, Pat Lynched, se mostró en contra de la medida alegando que «la misión del grupo anticrimen era proteger a los neoyorquinos especialmente de la violencia armada». Además criticó la decisión de las autoridades por encontrarse en un momento en que «los disparos y los asesinatos están aumentando constantemente”.

Translate »