Nueva Jersey destinará más de $250 millones para implementar pruebas COVID-19 en las escuelas

Foto: NeONBRAND on Unsplash

El objetivo es aplicar testeos a estudiantes y personal escolar para identificar posibles casos asintomáticos y evitar una mayor propagación del virus en la comunidad escolar.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, anunció la disponibilidad de 267 millones de dólares en subvenciones federales para ayudar a las agencias educativas locales y las escuelas no públicas a implementar un programa de pruebas de detección de COVID-19 para los estudiantes y el personal de las escuelas K-12, a fin de detectar infecciones asintomáticas y prevenir una mayor transmisión en entornos escolares.

Murphy detalló que esta estrategia es parte de un enfoque de seguridad sanitaria en capas que se está implementando en los edificios escolares para comenzar de manera segura el año académico, donde los distritos escolares abrirán completamente las aulas y será obligatoria la educación presencial.

“Los distritos tendrán la opción de utilizar proveedores contratados por el estado para proporcionar servicios de pruebas de extremo a extremo en las escuelas, o los distritos pueden solicitar fondos para apoyar un programa de pruebas interno que ya puede estar implementado, siempre que sea consistente con las pautas del Departamento de Salud”, informó el gobernador Murphy este miércoles.

Esta iniciativa, se suma al ordenamiento de máscaras en el interior de los edificios escolares para el nuevo año lectivo, debido a la propagación de la variante Delta y el aumento de casos en niños que viene experimentando el estado y el resto del país.

Además, rige el mandato de vacunación que ordena al personal escolar y a los empleados estatales de Nueva Jersey completar su ciclo de vacunación contra el COVID-19 antes del 18 de octubre o someterse a una prueba una o dos veces por semana.

La comisionada del Departamento de Salud, Judith Persichilli, explicó que las pruebas en las escuelas no deben usarse solas, sino como parte de un enfoque de prevención en capas que incluye uso de máscaras, lavado frecuente de manos, distanciamiento físico y quedarse en casa cuando está enfermo.

Según el último balance sanitario del estado, el 55 % de los niños de 12 a 17 años han recibido al menos una dosis de vacuna y el 44 % están completamente vacunados. “Aquellos que están completamente vacunados no necesitan participar en las pruebas de detección de rutina”, aclaró la funcionaria.

Casos y hospitalizaciones

Este miércoles se contabilizaron 1.841 contagios, 20 fallecidos y un total de 1.094 pacientes hospitalizados. La tendencia en los tres renglones ha mantenido un ascenso sostenido desde principios de julio, cuando las hospitalizaciones y el conteo de casos diarios rondaba los 300. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »