Mike Pence: “Esta suposición de que EE.UU es sistemáticamente racista es un gran insulto a los hombres y mujeres de las agencias policiales”

Foto: Ruth Fremson - The New York Times

El vicepresidente mantuvo un tono calmado durante el debate con la aspirante demócrata Kamala Harris, aunque defendió con firmeza las políticas de la Administración Trump en diversos temas de la agenda  

El actual vicepresidente, Mike Pence, sostuvo su único debate con la candidata demócrata Kamala Harris en Salt Lake City en medio de una interacción que estuvo marcada por un ambiente de respeto y breves momentos de intensidad para defender sus posturas políticas.

En esta oportunidad, Pence se distinguió ampliamente de la manera en como el presidente Donald Trump se mostró frente a Joe Biden la semana pasada, en  un debate que estuvo lleno de interrupciones y falta de contenido.

La moderadora de la noche fue Susan Page, quien logró dominar con buen arbitraje las intervenciones de ambos candidatos vicepresidenciales, aunque debió interrumpir en reiteradas ocasiones a los participantes porque el tiempo para responder se les había terminado.

El tema de la pandemia y los más de 210.000 fallecidos fue la pregunta que abrió el debate, a la cual Pence respondió que “el pueblo estadounidense ha pasado por momentos desafiantes este año” y defendió que su administración siguió las sugerencias de los expertos para cerrar la economía, lo que, según sus palabras, evitó la pérdida de 2.5 millones de vidas estadounidenses.

En ese aspecto, Pence criticó a Harris por “socavar la confianza de nuestra vacuna” y dijo que actualmente hay 5 empresas con ensayos en fase 3. “Tendremos nuestra vacuna y salvará innumerables vidas”, prometió.

En el ámbito económico, el vicepresidente fue consultado sobre cómo se debe contener a la población para recuperarse de esta crisis que pudiera extenderse por meses o incluso años.  Allí, Pence hizo referencia a su política de recorte de impuestos, la recuperación de 11, 6 millones de empleos y la asistencia federal a las personas en medio de la pandemia.

“Una familia promedio de 4 integrantes que obtenía ingresos por 2.000 dólares mensuales, aumentó a 4.000 dólares”, dijo Pence para contrarrestar a Harris sobre sus críticas a las políticas republicanas.

De la misma manera, criticó que Biden quiera elevar los impuestos y “hundir la economía con la abolición de los combustibles fósiles y la fracturación hidráulica”, una decisión que afectará millones de empleos en el país. “Nos estamos jugando el crecimiento del país”, replicó.

Pence aprovechó el abordaje sobre cambio climático para disparar contra la propuesta demócrata del Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde), que en su opinión “aplastará la energía estadounidense”.

“Nuestro aire y tierras están más limpias que en ningún otro momento…Estados Unidos ha logrado reducir más el Dióxido de Carbono que los países que están en el acuerdo climático de París”, rebatió.

La nominación de la jueza Amy Coney Barrett para reemplazar de manera vitalicia a Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema fue un punto destacado de la jornada, ya que su nombramiento representa una fuerte amenaza para revocar la ley Roe v. Wade, legislación histórica que legalizó el aborto en Estados Unidos en 1973. “Estoy a favor de la vida y no pido excusas por esto, vamos a respaldar el derecho a vivir”, dijo Pence.

En cuanto al tema del racismo, la policía y las protestas, Pence desestimó la opinión de Kamala Harris sobre un “sesgo racial” y pidió confianza en el sistema judicial para alegar sobre los casos de Breonna Taylor y George Floyd.

“Esta suposición de que EE.UU es sistemáticamente racista y que las agencias policiales tiene favoritismo implícito contra las minorías, es un gran insulto a los hombres y mujeres de las agencias policiales”, manifestó Pence.

Antes de concluir, Pence debió responder sobre su papel en una eventual transferencia de poder, sí el presidente Trump no acepta los resultados electorales. En este punto, el número dos de la Casa Blanca, dijo tener confianza en los electores y pronosticó que “vamos a ganar esta elección”, aunque reiteró la visión del presidente sobre el voto por correo, el cual consideró “aportará masivamente votos fraudulentos”.

Translate »