México demandó a fabricantes de armas de Estados Unidos por “comercio negligente e ilícito”

Foto de Kony Xyzx en Pexels

El Gobierno mexicano interpuso hoy una demanda contra grandes fabricantes de armas estadounidenses en una corte federal de Boston, con el argumento de que se trata de un “comercio negligente e ilícito” que alienta el contrabando y la violencia en su territorio, anunció la Cancillería del país latinoamericano.

“Confiamos en la calidad jurídica de lo que estamos presentando, vamos a litigarlo con toda seriedad y vamos a ganar el juicio y vamos a lograr reducir drásticamente el tráfico ilícito de armas a México”, aseguró el canciller Marcelo Ebrard en una conferencia de prensa.

También aclaró que esta demanda no es contra el Gobierno de Estados Unidos, del que reconocieron los esfuerzos y el ánimo para reducir y detener el tráfico ilícito de armas, según recogió el diario digital Milenio.

Entre las compañías denunciadas se encuentran Smith & Wesson, Beretta, Colt, Glock, Century Arms, Ruger y Barrett, productores de más del 68% de las más de medio millón de armas que se introducen ilegalmente a México cada año, según información incluida en el alegato del Gobierno mexicano.

Por su parte, el consultor jurídico Alejandro Celorio Alcántara explicó que la demanda se realizó en territorio estadounidense, con el fin de que las compañías puedan defenderse en su propia idioma y bajo su legislación.

“Es un ejemplo de practica negligente, es un derecho constitucional de los estadunidenses poseer y comprar armas, pero hablamos de daños en el territorio mexicanos, que tiene un estricto control de su compra, sino es con la autorización de las autoridades correspondientes”, profundizó.

En representación del Senado, el legislador Ricardo Monreal mencionó que la demanda en materia civil en una Corte de Boston, Massachusetts, es “correcta, oportuna, correcta, valiente y justa”, al tratarse de un hecho sin precedentes, y declaró: “México no puede mantenerse ya callado o silencioso”.

Sobre ello, el canciller Ebrard afirmó que no existe precedente de que el Gobierno mexicano “participe en un litigio de esta naturaleza” en una corte estadounidense y que la medida contó con la autorización del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El canciller explicó que la demanda busca que los fabricantes compensen al Gobierno mexicano por los daños causados por sus “prácticas negligentes”, aunque el monto para cubrir dicha exigencia deberá ser determinado en el transcurso del juicio.

La demanda también exige que se desarrollen e implementen estándares razonables y verificables para “monitorear y disciplinar” a los distribuidores de armas.

Ebrard acusó incluso a las fabricantes estadounidenses de estar desarrollando diferentes modelos especialmente para los narcotraficantes mexicanos, un argumento que está incluido en la demanda.

“Están hechas para eso (las armas), para que las compren, son más valiosas, tienen diferentes tipos de arreglos desde el punto de vista estético y desde el punto de vista del uso”, afirmó el canciller, citado por la agencia de noticias AFP.

El tráfico ilegal de armas es un tema medular en la agenda binacional de México y Estados Unidos, principal mercado de los poderosos y sanguinarios cárteles del narcotráfico.

Más de 17.000 asesinatos cometidos en 2019 involucraron el uso de armas traficadas ilícitamente desde el país vecino, según datos del Gobierno mexicano.

Translate »