México y Estados Unidos prometen cooperar para resolver la crisis en la frontera

Foto: Tw @VP

El mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador y la vicepresidenta Kamala Harris, se comprometieron a trabajar en conjunto para resolver el constante flujo de migrantes centroamericanos hacia el Norte y la crisis humanitaria en la frontera sur, un tema muy sensible para Washington.

Harris se reunió por segunda vez en un formato virtual con López Obrador, de cara a su primer desplazamiento internacional el 7 y 8 de junio hacia México y Guatemala.

Al inicio de la reunión, Harris reconoció que ambos países comparten una «historia compleja» e indicó que cree que han trabajado para «construir una alianza productiva«.

«Hoy esta alianza no podría ser más importante. Nuestras naciones enfrentan desafíos serios, el COVID-19 es uno de los más evidentes», dijo la vicepresidenta citando además el aumento de los migrantes que llegan a la frontera compartida.

Con el Gobierno de Biden, se registró un aumento de las detenciones de migrantes sin papeles en la frontera con México, que en marzo tocó su máximo en 15 años.

«Está en sintonía con el interés mutuo de nuestros países entregar un alivio inmediato a los países del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) para hacer frente a las causas de raíz que provocan la migración», aseguró la vicepresidenta tras el segundo encuentro virtual.

Por su parte, López Obrador destacó la necesidad de entendimiento mutuo y de evitar las disputas.

«Estamos de acuerdo con respecto a las políticas que ustedes están tomando en materia de inmigración y vamos a ayudar, eso todo lo que puedo decir por ahora. Ustedes pueden contar con nosotros», sostuvo el mandatario mexicano.

Más temprano, durante su conferencia de prensa matinal, el Presidente había dicho que el objetivo es «ordenar la migración, darle causa«.

«Va a haber cooperación siempre», prometió.

López Obrador ya había adelantado sus planes al respecto, que contemplan exportar hacia los países centroamericanos programa sociales, y reafirmó que «no se va a resolver el problema con medias coercitivas» y que también se requiere de «la fuerza de trabajo joven que no tienen Canadá ni Estados Unidos».

Las autoridades migratorias estadounidenses detuvieron en diciembre pasado a 74.020 migrantes, pero este año la cantidad se disparó a 172. 321 en marzo pasado, según cifras de la patrulla fronteriza

En el caso de los menores de edad detenidos en el país vecino el número se cuadruplicó, de 4.993 en diciembre a 18.890 en marzo de 2021.

Translate »