Más de 100 millones de personas utilizaron el voto anticipado en las elecciones de Estados Unidos

Foto: John Froschauer / The Associated Press

El número de votos anticipados este año duplicó la cantidad de las boletas emitidas en las elecciones de 2016, cuando 47 millones de electores optaron por esta modalidad de voto en circunstancias que no sumaban una pandemia como la actual.

En el día de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, 101.167.740 boletas por correo han sido emitidas, de acuerdo con el recuento de la plataforma US Election Project. Una cifra que significa un 73,4% de los 137 millones de electores que participaron en los comicios de 2016.

De acuerdo con este balance, 35 millones de personas entregaron su boleta en persona y cerca de 65 millones de papeletas fueron devueltas por correo, mientras que alrededor de 26 millones de boletas aún no se han recibido.

Estas estadísticas del voto anticipado muestran que en los estados donde se marcan las boletas con la afiliación del votante, 22 millones corresponden a demócratas y 15 millones a republicanos. En este sentido, de manera preliminar, los resultados podrían marcar una tendencia hacia el candidato Joe Biden.

A pesar de que existen millones de boletas que ya se contabilizaron, la espera de un resultado concluyente puede extenderse por algunos días debido a que en varios estados las boletas por correo no se pueden sumar hasta el cierre de las urnas y en otros las papeletas se reciben hasta tres días después de los comicios.

Ambos candidatos han manifestado su parecer en torno a los resultados electorales. En ese aspecto, el presidente Donald Trump expresó: “Yo creo que vamos a tener una gran noche, pero es política, son elecciones y nunca se sabe”. Por su parte, el contrincante demócrata manifestó que la elección “no se acaba hasta que se acaba”, aludiendo al conteo del último voto.

Con un padrón electoral de 245 millones de estadounidenses habilitados para votar, la población deberá esperar con mucha expectativa un resultado decisivo de una histórica contienda electoral que evoca el recuerdo de las elecciones presidenciales del año 2000, cuando la Corte Suprema resolvió el escrutinio final 35 días después de la votación y George W. Bush obtuvo la presidencia.

Translate »