María Trusa: una historia de superación y valentía

Foto: Fb María Trusa

La conferencista y escritora es fundadora del movimiento “Yo Digo No Más”, que busca visibilizar sobre el abuso sexual familiar. “Es una pandemia silenciosa. Muchas veces el monstruo está en nuestra casa”, manifestó.

Aunque pueda sonar contradictorio, María Trusa habla del silencio. Constantemente, repite que lucha contra “una pandemia silenciosa” y también relata su historia, que la llevó a callar por décadas un flagelo que tuvo que vivir cuando tenía apenas nueve años.

Pero la conferencista y escritora entiende que ese silencio de tanto tiempo fue fundamental para poder hablar con tanta fuerza hoy a través de su movimiento “Yo Digo No Más”, que busca visibilizar las condiciones de abuso sexual familiar que padecen muchísimas personas, aunque no se hable del tema.

En realidad, Trusa les habla fundamentalmente a los latinos, un sector de la sociedad con el cual ella se siente profundamente identificada por su origen. Nacida en República Dominicana, vivió allí con su familia hasta que, siendo muy pequeña, soportó una experiencia traumática que la marcó por el resto de su vida.

Con su madre en Estados Unidos, una noche su padre la separó de sus hermanos y la llevó con un brujo, que abusó sexualmente de ella y la amenazó con matarla a ella y a su familia si mencionaba algo de la situación.

“Se suponía que mi padre debía ser mi protector, pero él me llevó a la casa del brujo, que me hizo tomar una botella de whisky y luego me llevó a un hotel, donde forzó mi cuerpo brutalmente la noche entera. A la mañana, cuando desperté, no podía caminar. Supe que me había violado”, contó Trusa a Contratapa, el resumen semanal de Latino News Network, que se emite todos los sábados de 9 a 11 por Latina FM.

Al fin y al cabo, Trusa piensa que el whisky “fue una bendición”, porque la ayudó a no sentir cómo el brujo “destruía la inocencia” que su cuerpo de nueve años tenía. “Ahí empezó una batalla con mi vida, que fue una vida llena de relaciones tóxicas”, relató.

Durante 47 años, la mujer calló su historia, pero hace un tiempo dio un click y rompió el silencio gracias a sus hijos, que le dijeron que no podía irse del mundo sin contar su verdad.

“Llega un momento de tu vida en el cual dices “No Más”. A esas cuestiones yo les llamo aceleradores. En la actualidad, yo espero poder ser el acelerador de alguien que me escuche y piense: ‘Si ella dijo No Más, yo también puedo’”, explicó.

“El abuso sexual en la familia y en las personas cercanas a ella es una pandemia silenciosa que se pasa de generación en generación. Es silenciosa porque no se habla de ella. Mi meta es romper ese silencio”, aseguró.

Para ello, la mujer brinda conferencias y escribió un libro que lleva el mismo nombre que su movimiento. Según ella, todas estas actitudes ya están “empezando a hacer un impacto” en Estados Unidos, algo que espera replicar “en todos los países de Latinoamérica” pronto.

“En América Latina esta historia que yo cuento se ha repetido muchísimo. Cuando doy conferencias, me quedo asombrada de cuántas mujeres y hombres han sido violados y no hablan porque es una vergüenza para ellos y para la familia completa”, manifestó.

Por eso, Trusa invita a todas las mujeres y hombres silenciosos, que padecen la misma situación que sufrió ella, a encontrar la manera de comenzar a cambiar su vida mediante “el acelerador” que encuentre cada uno.

“Hay muchas formas de empezar, y cada uno tiene que buscar la que es correcta para sí mismo. Los invito a que cada día tomen la decisión de pensar ‘Este día yo puedo cambiar mi vida; no tengo que ser víctima del pasado’”, destacó.

“Lo que nosotros hablamos y pensamos, lo creamos. Por eso, la vida que tú estás viviendo ahora es la que estás afirmando y creando. Es posible cambiar eso: está en tus manos”, concluyó.

Translate »