Marcha atrás: Trump abandonó su idea de deportar a estudiantes internacionales

Foto: CNN

A solo una semana de promulgar la medida, el presidente dejó de lado su intención de expulsar a los alumnos internacionales que tengan únicamente actividades en línea. Un grupo de universidades y 18 estados habían presentado una demanda contra la medida.

El presidente Donald Trump dejó de lado su intención de deportar a estudiantes internacionales que desarrollen íntegramente su cursado en línea debido a la pandemia del Coronavirus, una medida que había implementado la semana pasada.

Según se anunció, la disposición afectaría a las visas M-1 y F-1, que fueron otorgadas a cientos de miles de estudiantes, principalmente provenientes de Asia, aunque con un importante número en otras regiones.

La decisión del presidente era que quienes desarrollen íntegramente su cursado en línea debieran movilizarse a otra casa de estudios que tenga actividades presenciales, algo poco común en este contexto. Caso contrario, debían abandonar el país o, quienes tenían aprobada su visa para ingresar, no podrían hacerlo.

En realidad, la intención de Trump -según fuentes de la Casa Blanca- no era principalmente deportar a extranjeros de su país (algo que ya ha defendido en numerosas oportunidades) sino sobre todo fomentar a las instituciones a reabrir sus actividades presenciales, ya que lo considera una buena muestra de reactivación económica y social en medio de la pandemia.

Inmediatamente, la medida del mandatario generó una amplia resistencia en muchos sectores. La Universidad de Harvard y el MIT presentaron una demanda, y unos días después lo hicieron por su cuenta los abogados de 18 estados, que se verían ampliamente perjudicados por la deportación de esos alumnos, ya que constituyen una buena fuente de ingresos para esos sitios. Otras empresas importantes, como Google y Facebook, también se sumaron al reclamo colectivo.

Por ello, el jefe de Estado y su administración decidieron este martes dar marcha atrás y volver a la situación anterior, en la cual se permite a los estudiantes asistir a las aulas solo si es necesario y permanecer legalmente en el país con sus visas M-1 y F-1, lo que fue celebrado por quienes habían presentado la demanda.

“Continuaremos, durante este tiempo sin precedentes de pandemia mundial, estando atentos a los esfuerzos de la administración para dañar a los estudiantes internacionales o forzar a las universidades a tomar decisiones apresuradas e irracionales con respecto a las actividades en persona”, afirmó Mary Sue Coleman, presidenta de la Asociación American Universities, un grupo de centros educativos de investigación.

Translate »