Malestar en dueños de restaurantes de Pensilvania por las limitaciones en el Día de Acción de Gracias

Foto: West Central Tribune

El gobernador Tom Wolf anunció que los establecimientos gastronómicos no podrán vender alcohol entre las 5 p.m. del miércoles y las 8 a.m. del jueves. “Nos quita dinero cuando no tenemos dinero”, alegaron.

Los propietarios de bares y restaurantes de Pensilvania expresaron su malestar este lunes, luego de que el gobernador Tom Wolf anunciara una serie de restricciones para la jornada previa al Día de Acción de Gracias.

Entre las 5 p.m. del miércoles y las 8 a.m. del jueves, los bares y restaurantes de todo el estado tendrán prohibido vender alcohol, en un intento de la administración Wolf de impedir las grandes reuniones en medio de una brutal escalada de casos de COVID-19.

Esa noche, la anterior al Día de Acción de Gracias, es una de las más importantes del año para el rubro, que manifestó su descontento generalizado en un año que los ha tenido como centro de la escena de las continuas restricciones implementadas, debido a su estatus de lugares propensos a generar nuevos contagios.

“Todo lo que esto genera es llevar al límite a la industria gastronómica. La gente de este rubro se irá a otro lado”, pronosticó Bill Kokos, propietario del salón Sierra Madre en el municipio de Hampden, en diálogo con Penn Live.

“Nos quita dinero cuando no tenemos dinero. Ya de por sí estamos muy afectados, entonces probablemente solo genere que se acelere nuestro resultado final”, coincidió Matt Flinchbaugh, el propietario del restaurante Flinchy’s, ubicado en el municipio de Lower Allen.

El dueño, además, apuntó contra Rachel Levine, la secretaria de Salud del estado, porque impone limitaciones en los comercios gastronómicos pero deja sin ningún tipo de restricción a los comercios minoristas, que tuvieron “largas filas” durante los últimos días.

Otro de los que se pronunció fue el director ejecutivo de la Asociación de Tabernas y Bebidas con Licencia de Pensilvania, Chuck Moran, quien dijo que comprende la decisión del Gobierno pero no entiende cómo no se provee una “ayuda financiera significativa” para que el sector pueda seguir sosteniéndose en pie.

“Se necesita ayuda ahora, no más tarde, porque a medida que continúa esta crisis, más pequeñas empresas están cerrando, lo que significa que sus empleados pierden sus trabajos”, expresó.

“Para muchas pequeñas firmas, es imposible mantenerse a flote y respetar las normas de distanciamiento sin la ayuda del Gobierno federal o el estatal”, reiteró.

Translate »