Luis Abinader asumió como presidente de República Dominicana

Foto: EFE

El nuevo mandatario juró en su cargo este domingo, en medio de la grave crisis sanitaria que tiene el país. En su discurso, prometió aumentar los recursos en Salud para luchar contra la pandemia. El acto contó con la presencia de Mike Pompeo.

El flamante presidente de República Dominicana, Luis Abinader, asumió en su cargo este domingo, en un acto atípico debido a la grave crisis sanitaria que vive el país por la pandemia del Coronavirus.

El mandatario, que ganó las elecciones hace poco más de un mes con el 52,52% de los votos y le puso fin a 16 años de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana -que presentó a sus principales referentes históricos divididos– recibió la banda presidencial del presidente saliente, Danilo Medina, en el Congreso, y luego juró en su cargo en la Asamblea Nacional.

Pese a que el país cuenta con 1.453 muertos y 86.309 contagios por COVID-19, miles de seguidores celebraron el nuevo ciclo presidencial en las afueras del evento. Dentro del recinto, Abinader se refirió justamente a la grave situación sanitaria que vive la nación y prometió aumentar los recursos en el área de Salud en 66.000 millones de pesos (cerca de 1.120 millones de dólares) durante los cuatro primeros meses de su mandato.

“Pondremos en marcha un plan nacional de detección, aislamiento, rastreo y tratamiento de contagiados a una escala sin precedentes en nuestra historia”, garantizó, a la espera de que alguno de los proyectos avanzados de la vacuna contra el Coronavirus pueda arribar al país.

“Les doy mi compromiso de que vamos a garantizar el acceso a la vacuna contra el virus para toda la población dominicana tan pronto como esté disponible”, afirmó.

En ese sentido, un indicador de una posible alianza para obtener la vacuna más rápidamente fue la presencia del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que pese a su apretada agenda viajó al país caribeño para apoyar al flamante presidente.

Cabe recordar que tres vacunas estadounidenses se encuentran en la primera línea para lograr la tan buscada inmunidad contra el Coronavirus; y pese a que el vicepresidente Mike Pence aseguró que primero serán destinada a todos los estadounidenses y luego al resto del mundo, la presencia de Pompeo es una señal de que Dominicana podría ser un eventual aliado para la distribución en la región -siempre y cuando Donald Trump triunfe en las elecciones de noviembre, ya que una victoria de Joe Biden podría alterar esta situación-.

De hecho, se trató de la representación más alta enviada por Estados Unidos a una asunción dominicana desde 1978, lo que marca el acercamiento de la administración Trump al cambio de signo político en el país.