Los restaurantes de Lehigh Valley podrán recibir público desde el 5 de junio

En esa fecha, la región avanzará de fase roja a fase amarilla. La atención a los clientes deberá ser al aire libre y respetando las normas de distanciamiento social.

Los restaurantes de la región de Lehigh Valley podrán recibir público desde el próximo viernes 5 de junio, cuando la zona avance de fase roja a fase amarilla.

Esto no solo ocurrirá en los condados de Lehigh y Northampton, sino en los restantes ocho que también avanzarán de fase en esa fecha, por lo que se alivia una importante restricción que regía sobre esas zonas.

El anuncio fue efectuado este miércoles por el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, quien de este modo cambió las restricciones anunciadas para la fase amarilla, que solo permitía que las personas recojan la comida en la puerta del comercio, sin sentarse ni consumir allí.

Con este nuevo aviso, los restaurantes podrán recibir un número limitado de personas al aire libre, siempre y cuando se mantengan las normas de distanciamiento social entre los asistentes.

Las áŕeas interiores permanecerán cerradas a excepción de los empleados, por lo que los clientes solo podrán ingresar para circular e ir a los baños, por ejemplo.

Durante la semana, en Easton se había planteado un posible cierre de calles para que los restaurantes puedan ganar espacio y recibir a más público al aire libre, debido a que se preveía que el regreso a la actividad sería con restricciones en los espacios interiores.

Pese a que se mantienen algunas restricciones, el anuncio de Wolf fue recibido con alivio en el sector gastronómico, uno de los más golpeados por la pandemia en todo el mundo. 

“Algo es algo. Antes no podíamos hacer nada y ahora logramos un avance. Es un paso en la dirección correcta”, sostuvo Melissa Bova, la vicepresidenta de asuntos gubernamentales de la Asociación de Restaurantes y Alojamiento de Pensilvania.

Según la referente, la mayoría de los restaurantes se encuentra actualmente vendiendo a menos del 30% de sus ingresos normales, por lo que muchos de ellos han tenido que despedir o suspender temporalmente a sus empleados.

Translate »