Los grupos defensores del derecho al voto combaten la supresión de las minorías en los estados más polarizados

Foto: Facebook de Advancement Project

Varias organizaciones se movilizan para incentivar la votación en las poblaciones latinas y afroamericanas. Se concentran principalmente en Michigan, Virginia, Pensilvania, Georgia, Florida y Arizona.

Los grupos defensores del derecho al voto se están movilizando para evitar que las boletas de las minorías se vean suprimidas en los estados donde está más polarizada la elección del próximo 3 de noviembre.

Según The Hill, Advancement Project, una ONG que trabaja para educar y movilizar a votantes de color, está centrando sus acciones en estados como Michigan, Virginia, Pensilvania, Georgia, Florida y Arizona.

“Estos votantes han expresado su preocupación por poder participar libremente en esta elección”, dijo Jorge Vásquez, director del programa “Poder y democracia” de dicha ONG. Desde el año 2000, la población no blanca representa al 75% de los nuevos votantes en Estados Unidos.

Se espera que el próximo 3 de noviembre, la población no blanca represente un tercio del total de votantes, lo que equivale a 32 millones de votantes latinos y 30 millones de electores afroamericanos. 

Dentro de las medidas que se están tomando para evitar una participación masiva de estos grupos, se puede mencionar la decisión que tomó el gobernador de Texas, Greg Abbott, que indica que cada condado debe tener un sólo lugar habilitado para que las personas puedan dejar sus votos.

En Arizona, la propia Corte Suprema autorizó restablecer una serie de limitaciones a la votación luego que un tribunal inferior las catalogara como discriminatorias. En dicho estado, el candidato demócrata, Joe Biden, tendría una ventaja sobre el actual presidente.

“Vemos una cantidad significativa de votantes siendo eliminados de las urnas en lugares que históricamente han tenido un historial de desvinculación y que impiden que los votantes negros voten”, mencionó el propio Vázques.

Uno de los ejemplos más renombrados es el de Georgia, estado que realizó una purga en 2017 y eliminó a 500 mil personas de las listas de votación. Se cree que esta acción perjudicó especialmente a la comunidad afroamericana y fue llevada a cabo por el entonces secretario de Estado, Brian Kemp

Al año siguiente, Kemp se convirtió en gobernadora del estado, superando por tan sólo un 2% a la demócrata Stacey Abrams, quien se hubiese convertido en la primera gobernadora negra del país.

Translate »