Los CDC recomiendan volver a las escuelas de manera presencial en septiembre

La agencia presentó una guía que permitirá a las autoridades de cada institución tomar su propia decisión, en un momento en el que muchos padres tienen dudas sobre mandar a sus hijos al colegio.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC) recomendaron volver a abrir las escuelas de manera presencial en septiembre. A través de un informe detallado, sugirieron pautas que deberán ser cumplidas por las instituciones que deseen regresar de forma física, para así evitar la propagación del Coronavirus entre docentes y estudiantes. 

La guía para que los niños puedan volver a las aulas fue publicada bajo el nombre “La Importancia de Reabrir las Escuelas en Estados Unidos en el Otoño”. Siguiendo estas recomendaciones, las escuelas deberán adaptarse a los nuevos requerimientos sanitarios en caso de que opten por abrir sus puertas.  

El documento de la agencia federal busca brindar una serie de argumentaciones a favor de las actividades presenciales, que implica algunas conductas tales como disminuir la cantidad de estudiantes por clase, practicar el distanciamiento social, evitar el uso excesivo de los espacios comunes y que, tanto alumnos como el personal docente, utilicen máscaras faciales durante toda la jornada. 

El escrito llega con la intención de brindar tranquilidad a familias y profesores que tienen ciertas dudas con el reinicio del año lectivo. En ese sentido, una encuesta de Associated Press/NORC arrojó que 4 de cada 5 padres están indecisos sobre llevar a sus hijos al colegio y, del lado de los docentes, en algunos estados se han agrupado para pedir que las escuelas permanezcan cerradas. 

Si tenemos en cuenta la mirada del presidente Trump y su amenaza de recortar fondos a las escuelas sino retoman sus actividades, la situación se vuelve aún más compleja. Según el presidente, las clases deben reanudarse debido a que los niños presentan menor probabilidad de contagios y, como argumento, citó a países europeos para alegar que “las escuelas están abiertas sin problemas”.

Dentro de las razones pronunciadas por los CDC para volver a las aulas de manera presencial, se contempla que el aprendizaje desde los hogares “puede provocar severas pérdidas en términos de educación, y la necesidad de tener clases en persona es particularmente importante para los estudiantes que tienen problemas de conducta”. 

A su vez, más allá de tratarse de un espacio de aprendizaje estable que ayuda al desarrollo social del alumno, la guía asegura que la modalidad virtual ha ampliado la brecha social y expuesto a los estudiantes de sectores más vulnerables a un menor progreso académico. 

Los riesgos que implica el aprendizaje presencial deberán ser puestos en la balanza por parte de las instituciones educativas, que tendrán que trabajar arduamente en un protocolo sanitario exhaustivo en caso de que deseen volver a las aulas. Si bien aún no se ha brindado una resolución definitiva, todo parece indicar que las presiones del Estado harían que los niños, por lo menos la mayoría, vuelvan a las aulas en otoño.

Translate »