Los CDC permiten “en situaciones excepcionales” mezclar dosis de Pfizer y Moderna

Foto: Phil Murphy - Flickr

Los nuevos parámetros de la agencia federal admiten que una persona reciba dosis combinadas entre las vacunas de Pfizer y Moderna. Además, ampliaron el tiempo establecido de administración entre cada dosis a seis semanas como máximo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), modificaron las pautas para la administración de vacunas contra el COVID-19 y autorizaron en “situaciones excepcionales” que una persona pueda recibir la segunda dosis del laboratorio de Pfizer o Moderna, independientemente del laboratorio de la primera inyección que se le haya aplicado.

La nueva guía de los CDC, resaltó que las dos inyecciones no son intercambiables y reconoce que hasta el momento no se ha estudiado completamente si mezclar y combinar las dos vacunas afectaría la efectividad de cualquiera de los dos antídotos.

“Se debe hacer un gran esfuerzo para determinar qué producto de vacuna se recibió como primera dosis, a fin de asegurar que se complete la serie de vacunas con el mismo producto. En situaciones excepcionales en las que no se puede determinar el producto de la vacuna de primera dosis o ya no está disponible, se puede administrar cualquier vacuna disponible en un intervalo mínimo de 28 días entre dosis para completar la serie de vacunación”, detalla la guía.

Las indicaciones fijadas para la vacuna de Pfizer contemplan la aplicación de cada inyección con un intervalo de 21 días, mientras que las condiciones fijadas para Moderna sugieren 28 días, sin embargo, las nuevas pautas de los CDC fijaron un cronograma de al menos 28 días para cualquiera de los dos fármacos que pudiera extenderse hasta 6 semanas, si es necesario.

En este aspecto, Jason McDonald, portavoz de los CDC, aclaró que “la intención no es sugerir que las personas hagan algo diferente, sino brindarles a los médicos flexibilidad para circunstancias excepcionales”.

La nuevas indicaciones de los CDC surgen pocos días después de que las autoridades de salud pública en el Reino Unido actualizaron de manera similar su guía de vacunación contra el COVID-19, justificando que “es razonable” sustituir alguna de las vacunas cuando la inyección no esté disponible o  el paciente desconozca el laboratorio de la primera dosis recibida.

Además, Estados Unidos viene enfrentando un retraso con el suministro de las vacunas en algunos estados del país que ha comprometido los objetivos propuestos hasta la fecha.

Las nuevas pautas en los CDC, permitiría a los autoridades de salud enfocarse en la administración de la segunda dosis a quienes ya recibieron la primera y podrían dilatar la aplicación de dosis iniciales en caso de enfrentar mayor escasez del fármaco.Los retrasos que se evidencian hasta el momento en el plan de vacunación nacional, fueron calificados por el presidente Joe Biden como “un fracaso deplorable”, ya que se han administrado 17,5 millones de las 37,9 millones de dosis disponibles.

Translate »