Los CDC evalúan reducir el período de aislamiento para casos leves de COVID-19

Foto: Reuters

Actualmente, los contagiados deben permanecer en su hogar durante 14 días, pero el organismo analiza disminuir ese tiempo a 7 ó 10 jornadas.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) están evaluando reducir el período de aislamiento para los casos leves de COVID-19.

En la actualidad, la orden del organismo es que quienes se encuentren infectados deben permanecer 14 días encerrados en su casa aunque se encuentren asintomáticos, con la intención de disminuir el riesgo de contagios hacia otras personas.

Sin embargo, las autoridades evalúan que este tiempo se está tornando demasiado largo para muchos, por lo que no respetan las medidas. De esta forma, las exigencias dejan de tener mucho sentido, en un contexto de cientos de miles de contagios diarios y récords de viajes por el Día de Acción de Gracias.

Además de esta situación actual, hay estudios que comprueban que la contagiosidad de un enfermo se reduce al mínimo luego de los 10 días de que se confirma el diagnóstico o se manifiestan los primeros síntomas.

“Las personas estarían en mejores condiciones de cumplir la cuarentena si la misma fuera de 7 a 10 días”, afirmó Henry Walke, un alto funcionario de los CDC, que agregó que tienen “pruebas de que sería posible acortar la cuarentena en forma segura”.

Sin embargo, ni Walke ni el vocero del organismo, Benjamin Haynes, definieron una fecha precisa en la cual podría producirse el anuncio. De hecho, Haynes se limitó a afirmar que “los CDC siempre están revisando sus indicaciones y recomendaciones mientras surgen nuevas revelaciones contra el COVID-19”.

Aunque no pertenece a los CDC, Justin Lessler es una voz calificada para opinar del tema, ya que es un epidemiólogo de la Universidad Johns Hopkins, uno de los institutos más prestigiosos en relación al COVID-19. De hecho, su sitio web es referencia global para el recuento de casos y muertes a lo largo de todo el planeta.

Según Lessler, que la gente no respete los tiempos de aislamiento “es un argumento para poner tiempos más cortos”, ya que probablemente permitiría “poner a la gente realmente en cuarentena”.

Además, opinó que, en todo caso, podrían recomendarse diferentes períodos para distintas actividades. Por ejemplo, a los 10 días se podría estar autorizado para ir a la oficina, pero se sugeriría aguardar 14 días para visitar a algún pariente o conocido de riesgo.

Translate »