Los CDC definieron quiénes serán los primeros en recibir la vacuna contra el COVID-19

Foto: Nenad Stojkovic

Un grupo de especialistas recomendó que dos sectores de la sociedad tengan prioridad para inmunizarse ni bien comience a ser aplicada la vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) definieron este martes quiénes serán los primeros dos sectores de la sociedad en recibir la vacuna contra el COVID-19.

En una votación de 13-1 por parte de un panel de expertos de los organismos, se decidió que los trabajadores de la salud y los residentes de los hogares de ancianos se encuentren en la primera línea para inmunizarse ni bien la vacuna comience a ser distribuida y aplicada.

Los motivos son evidentes: el primer grupo tendrá prioridad debido a que son los más necesarios para salvar vidas en un contexto de aumento de casos y hospitalizaciones a niveles inéditos en la pandemia.

El segundo grupo, en tanto, estará en la primera fila ya que -por su avanzada edad- constituyen el grupo de mayor riesgo en el caso de contraer COVID-19. De hecho, según los CDC, este sector solo representa el 6% de los casos, pero ese valor sube drásticamente al 40% (100.000 personas) si se toma en cuenta el porcentaje de muertes.

Según las estimaciones de los organismos sanitarios, en el país viven aproximadamente 21 millones de trabajadores de la salud (conformado por médicos, enfermeros, terapistas, camilleros, etc.) y 3 millones de residentes de asilos.

El proceso de distribución, aguardado durante meses, comenzaría en solo dos semanas, y requerirá una logística nunca antes vista, ya que se intentará vacunar a cerca de 25 millones de personas en tiempo récord. Algunas estimaciones optimistas hablan, inclusive, de que toda esta primera etapa podría estar concluida antes de fin de año.

A esto se le suman dos dificultades, ya que tanto el proyecto de Moderna como el de Pfizer -las dos vacunas que se aplicarán en primer lugar- requieren dos dosis por cada persona y tienen la obligación de conservarse a temperaturas muy bajas (Moderna a -4ºF y Pfizer a -94ºF).

De todas formas, cabe aclarar que los estados no se verán obligados a respetar a rajatabla las pautas indicadas por los CDC, por lo que podrían decidir priorizar a otros sectores de la sociedad.

Esto, en principio, no afectaría a los trabajadores de la salud -que son vistos como prioritarios en todo el mundo- pero sí podría alterar la situación de los residentes de hogares de ancianos, que podrían perder su lugar en primera fila con el resto de los trabajadores esenciales, los docentes o las personas mayores de 60 años con comorbilidades, por citar algunos ejemplos.

Translate »