Los asilos de Pensilvania recibirán menos dinero del esperado para combatir el Coronavirus

Governor Tom Wolf (Flickr)

Debido a la suspensión de algunos fondos federales, el estado asegura que se ve obligado a recurrir a una versión de apoyo menor, dependiente de capitales propios. De acuerdo a estas estimaciones, Pensilvania perdería alrededor de $175 millones en ayuda por Coronavirus.

El Gobierno de Pensilvania anunció que se verá obligado a brindar menos dinero del esperado a los hogares de ancianos en el marco de la pandemia.

La novedad fue comunicada este miércoles por funcionarios de la administración del gobernador Tom Wolf, que aseguraron que el estado no tiene el dinero para mantener en su totalidad un programa de asistencia dirigido a los hogares de ancianos

Ante esto, los miembros del Ejecutivo local comentaron que están trabajando para diagramar un modelo reducido a corto plazo, luego de que se agoten los fondos provenientes de Washington D.C.

De acuerdo a la secretaria de Servicios Humanos del estado, Teresa Miller, la propuesta inicial habría distribuido $175 millones en ayuda federal por Coronavirus a 11 sistemas de salud regionales u organizaciones de salud, con el objetivo de contener brotes en asilos.

Según Miller, la medida ayudaría a salvar muchísimas vidas en las 2.000 instalaciones de atención a largo plazo del área, por lo cual el Gobierno local decidió hacerse cargo de una parte de ese recorte y ejecutará una versión menor de la prevista originalmente.

Además, la funcionaria aseguró que desde la administración Wolf seguirán pidiendo al Gobierno nacional más dinero para continuar con el programa tal y como estaba previsto originalmente.

Por otro lado, las autoridades informaron que se están viendo obligadas a utilizar alrededor de $6 millones a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, con el objetivo de suplir un poco de la caída del dinero federal recibido durante los últimos meses.

Según los miembros de la administración Wolf, esto se debe a que el estado tiene como prioridad sostener los servicios de respuesta rápida por lo menos hasta el 28 de febrero, cuando haya un panorama más claro en relación a la pandemia.

Translate »