López Obrador afirma que México “aplanó la curva” de contagios pese a superar los 50.000 muertos

El presidente de México, Andrés López Obrador, afirmó hoy que su país “aplanó la curva” de contagios de coronavirus y “evitó” la saturación hospitalaria, por lo que descartó un cambio de estrategia en la lucha contra la Covid-19 que generó más de 50.000 muertes.

“¿Qué hicimos bien? ¿Qué hicieron bien los profesionales, los expertos en salud? Pues se aplanó la curva”, aseguró el mandatario en su tradicional rueda de prensa.

“Sí, nos llevó más tiempo pero no se saturaron los hospitales, nadie se ha quedado sin ser atendido”, agregó.

México registra 50.517 fallecidos y 462.690 contagios por Coronavirus, según el último reporte oficial; unos datos que lo sitúan como el segundo país más golpeado por la pandemia en América Latina, por detrás de Brasil.

El país alcanzó estas cifras cinco meses después de la llegada de la epidemia y dos meses tras el inicio de la denominada nueva normalidad, el plan de reactivación económica ideado por el Gobierno, que opera en base a un semáforo epidemiológico que marca el riesgo de contagio dividido en cuatro niveles: máximo (de color rojo), alto (naranja), medio (amarillo) y bajo (verde).

A nivel mundial, México es el sexto con más casos y el tercero con más decesos por la enfermedad, según la universidad estadounidense Johns Hopkins.

Pese a esta situación, López Obrador señaló que el país, con casi 400 muertos por millón de habitantes, está por debajo de la media de otras naciones en número de defunciones según la población y apuntó que parte de esas muertes se dieron por la prevalencia de otras enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad, ya que es el segundo país de la región con mayor índice de sobrepreso.

El presidente mexicano realizó estas afirmaciones desde Los Cabos, principal destino turístico del noroeste del país, en el estado de Baja California Sur.

Más allá del impacto de la pandemia, López Obrador pronosticó una recuperación del turismo nacional para finales de año e insistió en que ya “pasó lo peor” de la crisis, tanto a nivel sanitario como económico.

Si bien el país registró una caída de 18,9% de su Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año y una pérdida de más de 1,1 millón de empleos formales por la pandemia, en lo que va de agosto se crearon 10.000 puestos de trabajo formales, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Va a pasar esta pandemia, tiene que ceder, ya está sucediendo, aun con lentitud ya está bajando, quisiéramos que avanzáramos más, que desapareciera la pandemia, para que no se causaran sufrimientos, pero bueno, tenemos que enfrentar esta pandemia y lo estamos haciendo”, concluyó.

En tanto, en Ciudad de México, persiste el avance de la reactivación económica, luego que la alcaldesa Claudia Sheinbaum anunciara hoy la reapertura la próxima semana de piscinas, museos y cines, aunque con una capacidad máxima del 30%.

Translate »