Lehigh Valley recuperó el 60% de los empleos no agrícolas perdidos entre marzo y abril

Foto: David McNew/Getty Images

A pesar de la pandemia, los indicadores económicos en el área metropolitana de Allentown-Bethlehem-Easton han mejorado progresivamente, superando inclusive los números del propio estado de Pensilvania.

El Departamento de Trabajo e Industria de Pensilvania informó que en los últimos seis meses Lehigh Valley recuperó el 60% de los empleos no agrícolas perdidos durante marzo y abril, a diferencia de Pensilvania que solo ha restablecido el 56% de los trabajos no agrícolas.

Esta misma tendencia se evidenció en la tasa de desempleo de Lehigh Valley tras una reducción al 7,1% en octubre, en comparación con la importante caída de septiembre que se ubicó por primera vez en un dígito desde que comenzó la pandemia para alcanzar un valor de 7,8%. 

Por su parte, la tasa de desempleo en Pensilvania se ubicó en octubre en 7,3% y disminuyó 0,8% en relación al mes anterior. Se trata del número más bajo desde el inicio de la pandemia cuando la desocupación a nivel nacional cerró en 6,9%.

De acuerdo con las cifras del estado, cerca de 30.700 personas estuvieron desempleadas en Lehigh Valley en octubre, un indicador que muestra una importante mejora en relación con las 74.000 personas que no contaban con un empleo en abril.

En esa misma tendencia, los reclamos iniciales de desempleo en los condados de Lehigh y Northampton cerraron el 14 de noviembre en 919, una cifra muy por debajo de las 10.000 solicitudes registradas en abril. De esta forma, los beneficios por desempleo recientes promedian 16.200 solicitudes, a diferencia de los 51.500 reclamos que se presentaron en mayo.

Aunque los índices de desempleo han disminuido en Lehigh Valley, la fuerza laboral descendió a 434.000 en relación a las 446.900 del año pasado. Un fenómeno que el analista del Departamento de Trabajo, Steven Zellers, atribuye a la falta de búsqueda de empleos por parte de las personas, al no conseguir los trabajos que aspiraban.

Sin embargo, la pandemia cambió los sistemas de comercialización y eso contribuyó a mejorar la disponibilidad de empleo en el sector de transporte y almacenamiento, lo cual aportó 1.800 puestos de trabajo en la región. De igual manera, el sector de servicios de educación y salud sumó 84.000 nuevos empleos, un poco más de los 81.700 de la misma fecha del año pasado.

En medio de una progresiva estabilización de la economía, el sector del ocio y la hostelería no ha mejorado sus indicadores, ya que solo 27.700 personas consiguieron empleo en octubre, un número que significa una baja de 10.900 con respecto al año anterior. “No es hasta que desaparezca el COVID que se  recuperará el ocio y la hostelería, y las cosas que dependen del gasto discrecional”, detalló Zellers.

Translate »