Las calles de Allentown mostraron las dos caras de la visita presidencial

Foto: Latino News Network

La llegada del presidente Trump revolucionó a la ciudad desde esta mañana. Cientos de personas salieron a manifestarse a favor y en contra del presidente, en una tarde muy poco habitual.

Sin dudas, la primer visita de Donald Trump a Lehigh Valley desde que asumió la presidencia sacudió a toda la región, y, en particular, a la ciudad de Allentown. Las calles se llenaron de banderas, pancartas y cánticos desde bien temprano en la mañana.

Fue un día atípico para todos los ciudadanos, tanto para los que se involucraron activamente como para los que no, ya que el diagrama de seguridad, confeccionado por el servicio de inteligencia para trasladar al presidente, implicó numerosos cortes de calles y gran congestión de tránsito durante el mediodía.

Poco habitual fue también el modo en que se llevaron a cabo las movilizaciones: todos con mascarillas; algunos con guantes; unos buscando respetar el distanciamiento social; otros no tanto, en fin, que la llegada del presidente se de en el marco del la pandemia de Coronavirus generó un paisaje diferente al que se suele ver en este tipo de visitas. De más está decir, que de no estar atravesando por la crisis del COVID-19, seguramente se hubiera visto más gente en las calles.

Lo concreto es que simpatizantes y detractores de Trump se hicieron sentir ante el arribo del presidente. No se produjeron cruces entre los grupos, ya que quienes esperan que el mandatario no logre su reelección, se encontraban más alejados de la empresa que visitó el presidente, mientras que sus adeptos se situaron alrededor de Owens and Minors Inc.

Los demócratas criticaron fuertemente la llegada de Trump, a quien acusaron de estar pensando más en las elecciones de noviembre que en el tratamiento de la pandemia: «No es momento de sacar a la gente a la calle simplemente para que obtenga una sesión de fotos que cree que lo ayudará, no lo sé, ya sea con su ego o con la reelección. Esto es una vergüenza absoluta», sentenció el representante demócrata Peter Schweyer.

A su vez, varios de los carteles que acompañaron la marcha opositora hacían referencia a que el mandatario no acostumbra a usar barbijo, poniendo en riesgo a su entorno. Provocador, fiel a su estilo, efectivamente Trump se presentó hoy – en una fábrica de insumos médicos- sin mascarilla.

Foto: Win Country

Del otro lado, los republicanos celebraron la llegada del presidente y apuestan por cuatro años más de gestión. Sus simpatizantes confían en el trabajo que el mandatario está realizando para contener la pandemia y creen que Trump ha tomado las medidas necesarias para evitar una crisis aún mayor.

Tras ser consultado por Latino News Network, Michael Thompson, vecino de Easton que se encontraba en la salida de Owens and Minors Inc esperando por el presidente, opinó que Trump está haciendo una gran tarea en el manejo de la pandemia y que «si él gobernaría nuestra Pensilvania, estaríamos mucho mejor», dejando en claro su disgusto con la gestión del gobernador Wolf.

Foto: Latino News Network

Alrededor de las 3:30 p.m, la comitiva presidencial emprendió el regreso rumbo al aeropuerto para volver a la Casa Blanca. Los manifestantes empezaron entonces una lenta y pacífica vuelta a casa, en una jornada que tuvo gorros; banderas; carteles; barbijos y guantes, a favor y en contra, las dos caras de la visita de Trump a Lehigh Valley.

Translate »