La Universidad de Princeton eliminará de la institución el nombre del ex presidente Woodrow Wilson por sus “políticas racistas”

La prestigiosa casa de estudios decidió quitar de su famosa escuela de políticas públicas y de una residencia de alumnos el nombre del histórico presidente, quien también fue gobernador de Nueva Jersey y máxima autoridad de la universidad.

La Universidad de Princeton anunció este sábado que eliminará el nombre del ex presidente Woodrow Wilson de su Escuela de Políticas Públicas y de una de las seis residencias de alumnos que funcionan en el predio, debido a las “políticas racistas” del ex mandatario.

La novedad fue comunicada por la Junta de Fideicomisarios de la prestigiosa casa de estudios, quienes tomaron la decisión por sugerencia del presidente de la institución, Christopher Eisgruber.

“Consideramos que se trata de un paso extraordinario, porque el pensamiento y las políticas racistas de Wilson lo convierten en un nombre inapropiado para una escuela que debe tener a sus profesores, estudiantes y egresados firmemente comprometidos para combatir el flagelo del racismo”, destacaron las autoridades en el comunicado.

«Cuando una universidad nombra una escuela de política pública con un líder político, inevitablemente sugiere que el homenajeado es un modelo para los alumnos que estudian en la escuela”, coincidió Eisgruber.

Woodrow Wilson no fue un nombre más en la larga lista de presidentes de Estados Unidos, ya que comandó a su país en la Primera Guerra Mundial y fue uno de los fundadores de la Liga de las Naciones (antecesora de la Organización de las Naciones Unidas, más conocida por sus siglas ONU).

Además, fue gobernador de Nueva Jersey y presidente de la propia Universidad de Princeton durante ocho años, lo que lo convierte en una figura de suma importancia para la casa de estudios. 

El actual presidente, Eisgruber, admitió que «Wilson rehizo Princeton”, ya que “muchas de las virtudes que distinguen a la universidad hoy en día, incluida su excelencia en investigación, fueron en gran parte el resultado de su liderazgo”.

Las críticas de las autoridades universitarias tienen que ver con que Wilson era conocido por su constante segregacionismo racial, ya que apoyó firmemente el Ku Klux Klan y buscaba apartar a los afroamericanos de las actividades que él consideraba exclusivas para los blancos.

Cuando era presidente de la casa de estudios, Wilson escribió que “la tradición de Princeton es tal que ningún negro ha solicitado nunca la admisión para estudiar aquí, y es poco probable que alguna vez ocurra”. Bajo esa misma lógica, cuando fue gobernador de Nueva Jersey no contrató a ningún afroamericano para su administración.

En el último párrafo de su comunicado, Eisgruber admitió que el movimiento #BlackLivesMatter y la muerte de George Floyd fueron de suma importancia para tomar esta decisión.

“Las personas diferirán sobre cómo sopesar los logros y fracasos de Wilson. Eso, sin embargo, no es el problema actualmente. Princeton es parte de un país que a menudo ha ignorado el racismo, permitiendo la persistencia de sistemas que discriminan a los negros”, redactó Eisgruber.

“Cuando Derek Chauvin se arrodilló durante casi nueve minutos en el cuello de George Floyd mientras los espectadores registraban su crueldad, probablemente asumió que el sistema ignoraría su conducta, como ya había pasado anteriormente. Por eso, hoy tomamos esta decisión extraordinaria”, finalizó.

Translate »