La Policía del Capitolio de Pensilvania reforzará la seguridad tras la incursión violenta en el Congreso

Foto: Governor Tom Wolf/Flickr

El cuerpo de seguridad que protege el Capitolio en Pensilvania prepara una mayor protección de las instalaciones para garantizar su seguridad, después de que simpatizantes pro Trump asaltaron el Congreso la semana pasada.

Un portavoz del Departamento de Servicios Generales del Capitolio de Pensilvania informó que la policía que custodia el edificio legislativo está tomando medidas junto a otras agencias para reforzar la seguridad, después de los hechos violentos que se registraron en el Congreso.

“La Policía del Capitolio de Pensilvania está mejorando su presencia y continuará colaborando con otras entidades encargadas de hacer cumplir la ley”, indicó Troy Thompson, un portavoz de la agencia que dirige la policía del Capitolio de Pensilvania.

De acuerdo con Thompson, no está previsto ningún evento masivo en los próximos días y cualquier acto autorizado se publicará en la página web del Departamento de Servicios Generales. La normativa del Capitolio establece que las concentraciones fuera del edificio pueden desarrollarse sin autorización previa, pero nadie puede utilizar un espacio que ya recibió un permiso.

Desde el 3 de diciembre, el complejo del Capitolio confirmó el cierre al público debido al aumento de casos de COVID-19 hasta nuevo aviso, por lo tanto las visitas y eventos están suspendidas. El acceso es limitado incluso para empleados y personas con credenciales de tarjeta de acceso.

“La Policía del Capitolio, obviamente, protege el edificio. Tenemos seguridad en el Senado, que yo superviso. Y nos hemos puesto en contacto con nuestro jefe de seguridad en el Senado. Hasta ahora, no han solicitado ningún recurso nuevo”, declaró el presidente pro tempore del Senado, Jake Corman.

Sin duda, los hechos ocurridos en el Capitolio marcaron un antes y un después en la historia política estadounidense. Por esta razón, el FBI anunció que desplegaron todos los recursos de investigación y están trabajando con socios federales, estatales y locales para perseguir, capturar y presentar cargos contra los involucrados en los actos de violencia que se produjeron el 6 de enero en las instalaciones del Congreso.

Asimismo, el Congreso se prepara para un posible nuevo juicio político al presidente saliente Donald Trump por el violento asalto de sus partidarios al Capitolio, que reflejó las divisiones del país y los riesgos que enfrenta la democracia más antigua del mundo.

Translate »