La OPS advierte: “Agosto será clave para saber cómo podemos aplanar la curva en América Latina”

Foto: Luis Enrique Saldana

El director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la entidad sostuvo que, sin lugar a dudas, Latinoamérica “es la región más afectada del mundo” por la pandemia. “Estamos en una situación muy crítica”, alertó.

El director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Marcos Espinal, advirtió que “las próximas semanas de agosto serán claves” para saber cómo se puede “aplanar la curva en América Latina”.

“Latinoamérica es, sin lugar a dudas, la región más afectada del mundo. Estamos en una situación muy crítica”, alertó, y ejemplificó que “Brasil informó el miércoles más de 40,000 nuevos casos, Colombia más de 10,000 y México más de 7,000”.

“Debemos recordar que existe una gran desigualdad en América Latina y el Caribe. Hay una enorme economía informal y es más difícil que se puedan cumplir las reglas de distanciamiento social con esa situación”, explicó.

Por ende, esa “serie de desafíos sociales, económicos y de salud pública dificultan la lucha contra la enfermedad”, lo que quiere decir que en Latinoamérica “controlar la pandemia llevará más tiempo”.

Ésta no es la primera organización internacional que alerta sobre la situación en la región en los últimos días. La semana pasada, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su Comisión Económica, publicó un informe en el que destacó que la pandemia ha generado “una crisis económica y social sin precedentes” en Latinoamérica.

“Si no se toman medidas urgentes, podría transformarse en una crisis alimentaria, humanitaria y política”, advirtió la entidad, que realizó la investigación en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pese a que las medidas de distanciamiento social son las sugeridas por la OMS para mitigar el impacto del COVID-19, también alertaron que esas prácticas están generando una catástrofe económica, ya que el Producto Interno Bruto (PIB) de la región caerá alrededor de un 9% y el desempleo aumentará a un 14%, como advirtieron recientemente la OPS y la CEPAL en un comunicado conjunto.

Por ende, resulta difícil para las naciones latinoamericanas saber qué hacer mientras se espera por la llegada de una cura o vacuna, que están en pleno proceso de desarrollo. Además, se aguarda que -si alguno de los proyectos tiene éxito- arriben a la región en uno de los últimos eslabones de la cadena de distribución.

Esa incertidumbre sobre las líneas de acción posibles para luchar contra el virus y sostener la economía puede verse reflejada en las distintas medidas sostenidas por cada país en la región.

Así, mientras Brasil sufre los desvaríos de su presidente Jair Bolsonaro -que dio positivo por Coronavirus- y México lo sigue en la fila de muertes por sus intentos de reabrir la economía, Colombia y Argentina -por citar dos ejemplos- priorizan la situación sanitaria con cuarentenas más estrictas, lo que las lleva a sufrir consecuencias muy dificultosas para sus debilitadas economías.

Translate »