La muerte de un salvavidas en Nueva Jersey abre el debate sobre el uso de botes de salvamento

Foto de Nap Fortich en Unsplash

Norman Inferrera, de 16 años, estaba cumpliendo labores como salvavidas en la playa costera de Cape May, en Nueva Jersey, cuando una ola lo golpeó y le hizo volcarse hasta dejarlo inconsciente.

El accidente, que ocurrió el 19 de agosto y ocasionó la muerte del joven salvavidas la noche siguiente en el Centro Médico de la Universidad Cooper en Camden, ha despertado la preocupación entre los funcionarios de Cape May y el uso de botes salvavidas conocidos como “surfboats”.

A raíz de este suceso, el alcalde de la ciudad de Cape May, Zack Mullock, dijo que  el gobierno local evaluará con detalle el lugar donde se utilizan los botes en el salvamento moderno y en la playa.

De igual manera, las autoridades que resguardan esta playa aseguraron que los socorristas no entrenarán ni utilizarán los botes de surfboats durante el resto del año, según informó el medio The Press of Atlantic City.

La discusión respecto a los botes de surf tiene defensores y detractores, ya que algunos consideran estas embarcaciones como vitales para las labores de salvamento, mientras que otros opinan que su función fue sustituida por las tablas de surf de rescate y las motos acuáticas.

En ese aspecto, el jefe de la Patrulla de Playa, Harry Back, dijo que los botes de surf fueron diseñados para atravesar las olas y proporcionar una plataforma estable para los rescates.

Sin embargo, precisó que el uso de estas embarcaciones ha disminuido en los últimos años y su función está limitada a “determinadas circunstancias”.

Otros expertos coinciden en que si bien el bote de surf tiene sus ventajas, su uso está condicionado por otros factores que pueden variar en cada playa, como ser la inclinación, el oleaje, la dirección de la corriente y la cantidad de personas involucradas en una situación de rescate.

Tras el fatal hecho, el gobernador Phil Murphy ordenó que las banderas de Estados Unidos Y Nueva Jersey ondearan a media asta el viernes 27 de agosto en todos los edificios e instalaciones estatales para honrar al joven salvavidas.

La  escasez de salvavidas para la temporada de verano fue una situación que ya había advertido el Departamento de Protección Ambiental a principios de julio. En este caso, Cape May City necesitaría un mínimo de 30 guardias sin tomar descansos para patrullar el tramo de playa que abarca 2.5 millas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »