La legalización de la marihuana recreativa en Nueva Jersey avanza a paso lento

Foto: Diego Charlón

Poco a poco, ambas cámaras empiezan a marcar un camino para que se realice una votación en el Congreso estatal. Sin embargo, existen algunas diferencias a dirimir antes de aprobar la iniciativa.

Tarde o temprano, la legalización de la marihuana en Nueva Jersey será un hecho.

Es que, luego del referéndum popular -realizado en conjunto con las elecciones presidenciales- que aprobó la legalización por una abrumadora mayoría, el debate pasó al Congreso estatal.

Allí, los demócratas tienen mayoría en ambas cámaras. Si se tiene en cuenta que el gobernador Phil Murphy – que pertenece al mismo partido- es uno de los principales impulsores de la iniciativa, no debería haber mayores problemas para que la normativa se apruebe, con el acompañamiento de los republicanos o no.

Aunque esto sea cierto, también lo es que los diálogos en el Parlamento estatal están teniendo mayores trabas de las previstas. Sin ir más lejos, a inicios de esta semana ya hubo inconvenientes por las penas establecidas por la posesión de hongos psicodélicos.

A medida que pasan los días, la Asamblea General -el equivalente a la Cámara de Representantes- y el Senado siguen sin ponerse de acuerdo en algunos detalles claves.

Uno de ellos es la cantidad de licencias de cultivo que podría tener una persona. Mientras que el Senado propone eliminar este límite, la Asamblea impulsa mejorarlo -en un principio, se había hablado de 28 licencias- pero no suprimirlo: cada ciudadano pasaría a tener 37 como máximo.

Otro punto conflictivo es la creación de un impuesto especial, que se destinaría a reforzar programas de equidad social. Según los impulsores de este apartado, la intención es favorecer a los ciudadanos afroamericanos, que pasaron décadas de discriminación por parte de la Policía cuando eran encontrados con marihuana en la vía pública.

“Los habitantes de Nueva Jersey negros tienen 3 o 4 veces más probabilidades de ser arrestados por cargos de cannabis”, aseguró el asambleísta afroamericano Jamel Holley, que defiende la creación de esta tasa especial.

Aunque en general los parlamentarios se encuentran de acuerdo en fijar este impuesto, aún no hay consenso sobre si el mismo debe tener un carácter opcional u obligatorio.

Con todo este contexto, la expectativa inicial de obtener un dictamen y pasar a votación la próxima semana comienza a esfumarse, y no está claro cuando finalmente pueda aprobarse esta iniciativa.

Translate »