La Justicia rechazó el pedido de Wolf y habilitó las reuniones masivas en Pensilvania

Foto: Reuters

El juez federal William Stickman reafirmó su decisión que declara inconstitucionales las medidas de restricción que había impuesto el gobernador. Aunque el mandatario apelará el fallo, hasta entonces estarán permitidos los grandes encuentros de personas.

En un capítulo más de la batalla judicial que lleva adelante el Gobierno de Pensilvania y el Federal –que incluye la polémica por el plazo para la votación por correo– la Justicia le dio un duro revés al gobernador Tom Wolf y habilitó las reuniones masivas en Pensilvania desde este martes.

En realidad, la medida ya había sido dispuesta la semana pasada por el juez federal William Stickman, que había considerado el límite de asistentes como inconstitucional. Sin embargo, Wolf le había pedido que revea su medida hasta que la apelación del fallo sea evaluada por la Justicia.

Este martes, Stickman reafirmó su postura y permitió que las reuniones de más de 25 personas en espacios cerrados y de más de 250 en espacios abiertos se desarrollen. Según dijo en su fallo, hacer lugar al pedido del gobernador “permitiría que las medidas inconstitucionales permanezcan en su lugar”.

“La administración del gobernador no ha demostrado que se vaya a producir ‘un daño inminente e irreparable’ si no se limitan las capacidades de asistentes”, indicó Stickman, debido a que Wolf había asegurado que el levantamiento de esas medidas generaría “la muerte de muchas personas por Coronavirus”.

Pese a que la decisión de Stickman -un juez designado por el presidente Donald Trump- había quedado virtualmente suspendida desde que Wolf pidió que la suspenda, en la práctica ya habían comenzado a observarse flexibilizaciones en algunos eventos.

Por ejemplo, en los juegos de fútbol americano de algunas escuelas secundarias había empezado a asistir mucho más público del habitual en épocas de pandemia. Esto no ocurrió en todo el estado, pero sí en varios distritos que habían luchado por ampliar su capacidad en el reinicio de la actividad deportiva escolar.

Tras la reafirmación de Stickman, Wolf y la secretaria de Salud, Rachel Levine, brindaron una conferencia de prensa en la cual reconocieron que quedan habilitadas las reuniones masivas, aunque criticaron duramente la medida y reforzaron su sugerencia de que las personas no corran riesgos.

“No está bien, porque si hay muchas personas juntas, es probable que no se practique el distanciamiento social y que no usen mascarillas ni alcohol en gel”, explicó la funcionaria.

Además, criticó que “un problema de salud pública” se transforme “en un problema político y partidista”, algo que también había señalado el epidemiólogo Anthony Fauci este lunes.

Translate »