La FDA aprobó el tratamiento con Regeneron que usó Trump para combatir el Coronavirus

Foto: Twitter oficial @regeneron

La agencia dijo que el medicamento es efectivo para casos de leves a moderados en adultos y en niños mayores de 12 años. 

En medio de la espera de la aprobación de la vacuna en contra del Coronavirus, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó de urgencia el uso de Regeneron para tratar pacientes contagiados.

El medicamento, fabricado por Regeneron Pharmaceuticals, es el que utilizó el presidente saliente Donald Trump para curarse. Además, se aplica en casos que van desde síntomas leves a moderados.

El Regeneron se coloca antes de que el cuerpo produzca los anticuerpos y funciona imitando una respuesta natural de la persona frente al virus. Se aplica únicamente a personas adultas o niños mayores de 12 años.

Este fármaco consiste en un cóctel de dos anticuerpos monoclonales, llamados casirivimab e imdevimab. La aplicación es en etapas tempranas de la enfermedad y tiene como objetivo evitar que esas personas sean hospitalizadas.

Una de las cuestiones que más preocupa del Regeneron es que es muy difícil de producir y de administrar. Las dosis se aplican de forma intravenosa y requiere mucho tiempo de elaboración. Sin embargo, los ejecutivos de Regeneron dijeron a principios de noviembre que la compañía proyecta tener dosis suficientes para 80.000 pacientes para fines de noviembre y 300.000 dosis totales para fines de enero.

La FDA ya concedió a comienzos de este mes otra autorización de urgencia para el uso en el país de un cóctel muy similar, propiedad de la farmacéutica Eli Lilly. Ninguno de los dos tratamientos pueden administrarse a personas hospitalizadas o pacientes que necesiten oxígeno.

Cabe recordar que, ni bien fue hospitalizado, Donald Trump recibió una dosis de 8 gramos de este cóctel, a pesar de que en ese momento su uso no estaba permitido por la FDA. Una vez recuperado, el presidente saliente destacó los resultados y catalogó al mismo como una “cura” del Coronavirus a pesar de no haber evidencia suficiente. 

Translate »