La Corte de apelaciones de Pensilvania dictaminó a favor de Trump para eliminar un lote de votos por correo

Foto: The Inquirer

Un tribunal de Pensilvania sentenció que un pequeño grupo de papeletas fueran descontadas del recuento final en los condados, debido a que los electores no suministraron la identificación requerida antes de la fecha límite.

La Corte de apelaciones de Pensilvania resolvió a favor de la campaña del presidente Donald Trump y decidió que un pequeño grupo de papeletas por correo no fueran incluidas en el escrutinio final, porque los votantes no proporcionaron los datos de identificación requerida en el plazo establecido.

De acuerdo con la decisión de la jueza Mary Hannah Leavitt, la ley estatal contempla que las boletas debían contener la prueba de identificación hasta el 9 de noviembre, pero la secretaria de Estado Kathy Boockvar aprobó una extensión de plazo de tres días. El fallo describe que Boockvar no tenía autoridad para hacerlo y por esa razón los votos no deben ser incluidos.

La decisión significa una pequeña victoria para los republicanos como parte de la batalla legal que adelantan en el estado, con la intención de impugnar miles de papeletas por correo que le dieron la victoria a Joe Biden con una diferencia de 54.000 votos.

Sin embargo, es probable que la cantidad de votos anulados por el dictamen de la corte sea pequeño en comparación con la cantidad que aspiran desestimar los republicanos a través de sus reclamos por las elecciones.

Todavía no está definido cuántas boletas por correo serían descartadas, ya que no habían sido incluidas en el conteo final porque los condado tenían la instrucción de mantenerlas aparte, mientras un tribunal emitiera una decisión final.   

El código electoral del estado exige a los votantes que piden boletas por correo a proporcionar un número de licencia de conducir como parte de su solicitud para que los votos cuenten. Para estas elecciones, esa fecha límite de comprobación expiraba el 9 de noviembre.

Para ese momento, la Corte Suprema de Pensilvania habilitó al estado a recibir votos por correo hasta tres días después de las elecciones y simultáneamente la secretaria Boockvar aprobó que se extendiera por tres días la certificación de identificación de las boletas. La campaña de Trump reclamó esa decisión y el tribunal la respaldó.

En la sentencia de la jueza republicana, Hannah Leavitt, se describe que si la Corte Suprema de Pensilvania hubiera incluido una extensión para el periodo de identificación de las boletas en el momento que aprobó la recepción de votos por correo hasta el 6 de noviembre, se consideraría dentro del marco legal.

A pesar de la insistencia de los republicanos para rebatir el resultado de las elecciones, autoridades electorales nacionales afirmaron que “no hay evidencia” de que las denuncias de Trump sean ciertas. En ese sentido, la firma de abogados que representa al mandatario en Pensilvania retiró la demanda por fraude.

Translate »