La compra de armas en EE.UU. registró niveles nunca antes vistos durante el primer semestre de 2020

Foto: Thomas Costello

Los picos de solicitudes se dieron en momentos puntuales de la pandemia -uno de ellos, la muerte de George Floyd- y luego de algunas acciones del presidente Donald Trump. Actualmente, hay más armas que personas en Estados Unidos.

La compra de armas en Estados Unidos se disparó a niveles récords durante el primer semestre de 2020, debido al temor que generó la pandemia y a algunas declaraciones y acciones del presidente Donald Trump.

Estas conclusiones no surgen de un análisis subjetivo, sino que cobran fundamento en la disparada de solicitudes que se receptaron durante el inicio del brote de COVID-19 en el país, cuando el mandatario declaró la emergencia nacional producto de la pandemia.

Otro momento importante de pedidos fue tras el 1º de junio, cuando Trump ordenó que la Policía despeje a la multitud de manifestantes que protestaba frente a la Casa Blanca, caminó hacia una iglesia cercana, y se fotografió con una Biblia en la mano. En los dos días siguientes, 300 mil personas compraron un arma.

También se registró una gran demanda tras la muerte de George Floyd, cuando miles de personas salieron a las calles para protestar por el asesinato del afroamericano y el movimiento #BlackLivesMatter generó disturbios importantes en distintos puntos del país para reclamar por el fin del racismo en la sociedad estadounidense.

Los números de compras de armas que se registraron durante los primeros seis meses realmente asustan, ya que se adquirieron 19 millones en ese período. La mayor parte de este número ocurrió en junio, cuando se compraron más de 4 millones, lo que constituye un récord para cualquier mes en la historia del país.

Si se pone en perspectiva el número total de 19 millones, se puede llegar a conclusiones escalofriantes. Una de ellas es que, estadísticamente, 90 mil personas por día compraron un arma durante el primer semestre. También se puede inferir que 1 de cada 20 estadounidenses adquirió una.

De esta manera, Estados Unidos ya registra 400 millones de armas en el país, un 20% más que su población total -cercana a los 330 millones- por lo que hay más armas que personas. 

De ese total, el 49% está en poder de estadounidenses blancos, mientras que el 31% lo poseen los afroamericanos, una diferencia que se acentuó durante los primeros seis meses del año, ya que la mayor parte de las armas fueron adquiridas en estados de supremacía blanca.

Por último, cabe aclarar que a todas estas estadísticas es necesario relativizarlas; con seguridad, el número de armamento es todavía mayor, ya que solo se tiene en cuenta lo adquirido en forma legal, y es de público conocimiento que una gran cantidad de personas adquieren armas en la clandestinidad.

Translate »