La ciudad de Nueva York entra en la fase 2 de reapertura

Foto: Pexels

La Gran Manzana ingresa a una nueva etapa de flexibilización con la habilitación de negocios no esenciales y servicios de comida al aire libre en bares y restaurantes. 

La ciudad de Nueva York finalmente entra a partir de hoy en la fase 2 de reapertura, después de haber presentado importantes avances en la lucha contra la pandemia del Coronavirus. Según el anuncio realizado por el gobernador Andrew Cuomo, se prevé el reinicio de algunas actividades y el retorno del 50 % de los trabajadores para tareas de oficina. 

Aún lejos de volver a la normalidad, la Gran Manzana dio un paso importante para intentar alcanzar un estado parecido a la realidad previa al COVID-19. Podrán reabrir algunas actividades, en la medida en que la población utilice los cobertores faciales, respete el distanciamiento social y la capacidad limitada de los lugares de encuentro. 

Se trata de una de ciudad que llegó a considerarse como el “epicentro de la pandemia mundial” y que hoy muestra una importante recuperación, al mismo tiempo que afronta el duro impacto que tuvo el virus en materia de salud y economía. 

La reapertura contempla la habilitación de negocios no esenciales – tales como peluquerías o salones de belleza – y los paseos con niños a parques infantiles. Además, gracias al programa de restaurantes abiertos, se promoverá la colocación de asientos al aire libre en bares y restaurantes, lo que permitirá ayudar a la recuperación de estos negocios en tiempos económicos difíciles. 

El gobernador de Nueva York expresó que “los números de la ciudad están siendo buenos” en relación al comienzo de la emergencia sanitaria y destacó los índices de contagio del estado en relación a otras regiones del país: “Hemos demostrado que podemos ir de la peor tasa de infección a la mejor. No son palabras, sino hechos poderosos”. 

Durante su conferencia de prensa, Cuomo culpó una vez más a Donald Trump por estar “cometiendo un error histórico”. A la vez, destacó que se trata de un momento histórico que no distingue de partidos políticos y que las consecuencias “son de vida o muerte”.

En un duro mensaje al modelo económico implementado por el gobierno federal, el gobernador del estado se preguntó si el costo a pagar para el reinicio productivo justifica la muerte de miles de personas. “Esta situación tampoco ayuda a la economía. Cuando el virus sube, el mercado y la confianza de los consumidores baja”, sostuvo. 

Translate »