La ciudad de Nueva York aprobó una legislación que protege a los trabajadores de negocios de comida rápida ante los despidos injustificados

Foto: Tw @32FastFoodUnion

El proyecto de ley denominado “causa justa” busca establecer protecciones para resguardar a los trabajadores de recortes arbitrarios de horas, horarios aleatorios, salarios bajos y despidos sin justificación válida.

El Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York, aprobó esta semana un proyecto de ley para salvaguardar los derechos laborales de cerca de  67.000 trabajadores de la industria de la comida rápida que prohibiría el despido de los empleados sin alguna justificación, informó la asociación Serving Up Justice.

Tw: @32FastFoodUnion

“Los trabajadores de comida rápida han asumido grandes riesgos para hablar y organizarse para gestionar un mejor lugar de trabajo. Hoy obtuvieron una gran victoria para la estabilidad y la dignidad laboral”, escribió en su cuenta de Twitter Brad Lander, concejal demócrata de Brooklyn que patrocinó la legislación.

Tw: @bradlander

Lander, detalló que este proyecto de ley beneficiaría a gerentes y empleados para que puedan sentirse más cómodos en su entorno de trabajo. “Nadie debería ser despedido por capricho, pero durante años esta ha sido la norma para los trabajadores de comida rápida”, destacó.

Otra legislación que también contó con la aprobación del Concejo de la ciudad y es impulsada por la concejal demócrata Adrienne Adams, plantea que los empleadores consideren el tiempo de antigüedad antes de despedir algún trabajador.

“Los trabajadores de comida rápida en la ciudad de Nueva York han sido víctimas de despidos arbitrarios y reducción injusta de horas, situación  que solo se vio agravada por el COVID-19. La legislación causa justa es un paso necesario para llevar la responsabilidad a las empresas  de comida rápida y la seguridad a sus empleados”, manifestó Adams en un comunicado.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, manifestó su apoyó al proyecto y espera firmarlo. “Los trabajadores han sido los más afectados por la pandemia y merecen protección y salarios justos”, dijo. 

Ambas iniciativas aparecen en un contexto complicado que amenaza con un “cierre total” del estado debido al aumento de hospitalizaciones en toda la región, una situación que afectaría gravemente al sector gastronómico como sucedió en la primavera .

De hecho, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, restableció la prohibición para la venta de comidas en interiores debido a que las infecciones por COVID-19 continúan incrementándose. Las expectativas para este sector son tan preocupantes que la Industria de Restaurantes de Estados Unidos pronosticó el cierre de 10.000 establecimientos en los próximos tres meses.

Translate »