La Ciudad de Nueva York desarrollará un plan integral de salud mental en las escuelas

Foto: Gage Skidmore Flickr

El objetivo es mitigar los efectos psicológicos adversos que tuvo la pandemia a nivel escolar. El incremento de personal, y las capacitaciones para estudiantes, maestros y padres son los pilares de la propuesta.

El Gobierno de la Ciudad de Nueva York lanzó un programa que buscará mejorar el acceso de las comunidades escolares a la salud mental.

“No solo traeremos a todos nuestros estudiantes al salón de clases este otoño, también nos aseguraremos de que tengan la salud mental y el apoyo emocional que necesitan para seguir adelante”, aseguró el alcalde Bill de Blasio.

En sintonía con el mandatario, el portavoz Corey Johnson sostuvo que la medida cobra importancia ya que los estudiantes han soportado muchas dificultades de salud mental desde el comienzo de la pandemia. En este sentido, señaló que “necesitan más trabajadores sociales y otros recursos de salud mental para hacer frente a estos enormes desafíos”.

Respecto a las acciones previstas para el  desarrollo del programa, se pueden señalar los siguientes áreas de intervención:

Summer Rising

Cada sede estará dotada de trabajadores sociales que facilitarán la transición del regreso a clases y brindarán a los estudiantes asesoramiento individualizado y grupal. 

Evaluaciones socioemocionales

Se implementarán de manera universal en los establecimientos educativos, desde bebés a niños del grado 12. El objetivo es que la evaluación socioemocional sea una herramienta de ayuda que le permita a los educadores comprender mejor el desarrollo de los niños. Su correcta aplicación permitiría identificar tempranamente signos comunes de trauma y angustia en los estudiantes, y planificar con rapidez posibles soluciones.

Contratación de personal

Se incorporarán más de 600 profesionales de salud mental, 500 nuevos trabajadores sociales, 90 psicólogos escolares y 30 trabajadores de apoyo familiar para brindar atención directa a los estudiantes en las 270 escuelas con mayor necesidad. 

De esta manera, cada escuela contará con al menos un trabajador social de tiempo completo y con un profesional de salud mental.

Involucrar a padres

Las medidas impulsadas desde el gobierno contemplan a otro de los actores involucrados en la comunidad escolar: los padres. En este sentido, se brindarán más recursos para la Universidad para Padres, que según las autoridades educativas “ayudará a las familias a comprender si su hijo puede necesitar apoyo de salud mental y social”. 

Por otra parte, los padres contarán con una línea directa en la que pueden evacuar sus consultas con un evaluador socioemocional de la escuela, y tendrán la posibilidad de asistir a talleres brindados por el Departamento de Educación de Nueva York.

Translate »