La Casa Blanca evalúa un plan de restricción de ingreso al país para ciudadanos y residentes debido al COVID-19

La propuesta otorgaría facultades a las autoridades fronterizas para prohibir el ingreso al país a ciudadanos sospechosos de haber contraído el virus.

La administración del presidente Donald Trump está considerando nuevas reglas de ingreso al país que podrían comprometer a los ciudadanos y residentes estadounidenses, debido a que se prohibiría la admisión de personas enfermas con Coronavirus, según señaló un reporte de The New York Times.

Esta medida impactaría sobre todos los puntos migratorios de ingreso al país, incluyendo aeropuertos y las zonas fronterizas con Canadá, y particularmente en la frontera con México donde se han incrementado un 138% las detenciones de inmigrantes a pesar de los cierres impuestos por ambos países.

Aunque todavía no está definido un posible avance de las propuesta, la implementación de una norma de restricción de esta índole significaría un precedente en la frontera por donde diariamente circulan miles de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes.

A medida que la nación ya suma más de 5 millones de contagios y 160.000 fallecidos, se prevé más de 230.000 muertes por Coronavirus en el país para noviembre. La Administración Trump evalúa una medida para tratar de mitigar el nivel de contagio y culpa una parte del incremento de casos locales por al en México.

Actualmente los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) tienen la autoridad para detener y evaluar a viajeros que sean sospechosos de estar infectados con enfermedades contagiosas como tuberculosis o SARS. Aunque las restricciones para ciudadanos o residentes no detallan cómo aplicaría la medida y bajo que condiciones.  

El director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, Omar Jadwat, consideró que la orden que está circulando sería inconstitucional y significaría “otro error en un año”.

Todavía falta mayor claridad sobre esta propuesta que, de concretarse, se sumaría a  otras políticas migratorias que el presidente Trump ha impulsado en la frontera. Esto incluye la construcción de un muro con más de 720 kilómetros para finales de este año y el fallo de la Corte Suprema que aprobó las deportaciones rápidas para los solicitantes de asilo.

Translate »