La Casa Blanca analiza acciones para abordar despidos en aerolíneas y extender la ayuda federal por desempleo

La administración de Trump también considera ejecutar acciones del poder ejecutivo para asignar más dinero a programas de desempleos. Sin embargo, la Constitución otorga al Congreso, no al presidente, la autoridad para determinar el gasto federal.

De acuerdo a informes oficiales, la Casa Blanca está considerando la posibilidad de emitir una ronda de acciones ejecutivas para mitigar despidos y extender ayudas federales, en medio de un contexto de escasa cooperación partidista a las medidas de alivio del Coronavirus.

Los funcionarios de la administración de Donald Trump se encuentran discutiendo los esfuerzos para brindar apoyo unilateral a la golpeada industria de las aerolíneas y reforzar los beneficios federales por desempleo, según The Washington Post.

El gobierno nacional busca aminorar los conflictos financieros que se están desencadenando en el sector aeronáutico. Se trata de una actividad que sufre despidos en grandes empresas como United Airlines, con sus más de 16.000 empleados que serán desafectados el 1 de octubre.

En agosto, Trump había eludido el Congreso, aprobó la extensión de los beneficios por desempleo de la Ley Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES) hasta fin de año y estableció un pago de asistencia federal por 400 dólares semanales para las personas que perdieron su trabajo debido al COVID-19.

Aunque los legisladores unieron fuerzas en marzo para aprobar un acuerdo de estímulo masivo de 2,2 billones de dólares casi por unanimidad, las negociaciones sobre otro paquete de ayuda colapsaron a principios de agosto. No ha habido señales de distensión desde entonces, con ambos lados acusando al otro de jugar políticamente.

En el senado, uno de los funcionarios que se expresó al respecto fue Mitch McConnel, republicano por Kentucky: “Los demócratas simplemente señalan con el dedo, insultan y siguen impidiendo que las familias estadounidenses reciban más ayuda antes de las elecciones de noviembre”.

El  Senado  regresó de su receso a Washington el martes de cuatro semanas y planea una votación sobre un proyecto de ley de alivio de $300 mil millones que los demócratas ya han criticado. Si McConnell consigue 51 votos republicanos, el recinto no recibirá los 60 votos necesarios para avanzar.

Translate »