La campaña de Trump demandó a Murphy por promover masivamente la votación por correo

Foto: Bloomberg

Según los abogados que representan al equipo del presidente, el gobernador llevó a cabo “una toma de poder descarada” al intentar enviar 6,2 millones de boletas para todos los votantes registrados.

La campaña de reelección del presidente Donald Trump demandó al gobernador Phil Murphy y su administración por la promoción masiva de la votación por correo en el estado.

Para los abogados que representan al mandatario y su equipo, el Gobierno de Nueva Jersey inquirió en “una toma de poder descarada” cuando anunció un plan estatal para enviar 6,2 millones de boletas a todos los votantes registrados, de cara a las elecciones de noviembre.

La demanda no solo fue presentada por la campaña de Trump, sino que también participaron otros sectores vinculados estrechamente al presidente: el Comité Nacional Republicano y el Comité Estatal Republicano de Nueva Jersey.

“Al ordenar el voto por correo universal, (el gobernador) ha creado una receta para el desastre. Los votos fraudulentos e inválidos diluyen los votos de los ciudadanos honestos y los privan de su derecho a votar en violación de la Decimocuarta Enmienda”, justifica la presentación judicial.

De esta manera, siguen aumentando los cruces entre demócratas y republicanos por esta modalidad de sufragio que se estima que será masiva debido al contexto de pandemia, que generará que muchas personas prefieran permanecer en su hogar el 3 de noviembre en vez de concurrir a las urnas.

Mientras los republicanos -y especialmente el presidente- han reiterado en numerosas oportunidades que es un sistema que favorece el fraude (algo que no ha sido probado hasta el momento), los demócratas saben que deben hacer todos los esfuerzos para asegurar que sus votantes reciban sus boletas.

Curiosamente, la pandemia parece operar tanto a favor como en contra de los demócratas. Por un lado, ayudó a generar una caída estrepitosa en los números de Trump, al cual todas las encuestas lo muestran varios puntos por debajo de Joe Biden.

Sin embargo, los opositores -que este martes nominaron oficialmente a Biden como su candidato a presidente- saben que los votantes republicanos son más propensos a desestimar las recomendaciones sanitarias y asistir presencialmente a las urnas en noviembre. En cambio, quienes apoyan a Biden tienen más probabilidades de preferir la votación a distancia.

Por ello, el gobernador Murphy (demócrata) y otros referentes del partido intentan garantizar que todos los votantes puedan obtener su voto por correo, lo que ha llevado a que se desencadene una batalla jurídica que también involucra al Congreso y al Servicio Postal.

“En las elecciones primarias de Nueva Jersey, hubo muertos que votaron, un camión de correo que transportaba boletas se incendió, innumerables votantes vieron sus boletas rechazadas y el fiscal general demócrata está procesando a varias personas por fraude”, denunció la presidenta nacional republicana, Ronna McDaniel.

“Pese a esta situación, los demócratas aún quieren implementar una transición apresurada para llevar a cabo una elección masiva por correo”, criticó.

A pesar de que Murphy admitió que hubo algunos inconvenientes con la votación por correo en las primarias, contradijo a la republicana y aseguró que “en gran medida, fue un muy buen resultado”.

“Permitió equilibrar el derecho sagrado al voto con la salud pública. Además, se pudo combinar la votación por correo y en persona mientras se respeta la salud de las personas”, destacó.

A menos de 80 días de las elecciones, se espera que ambos partidos continúen luchando por esta modalidad de votación, ya que el intento de Trump de postergar las elecciones no dio resultado y todo hace prever que en noviembre la pandemia siga golpeando con fuerza al país y ocasione un panorama atípico en las urnas.


Translate »