La Cámara de Representantes de Pensilvania habilitó a Wolf a vetar las flexibilizaciones en bares y restaurantes

El gobernador había invalidado una ley que permitía que los locales gastronómicos funcionen al 100%. Los republicanos quisieron anular el veto, pero no consiguieron los votos necesarios.

Una vez más, el gobernador Tom Wolf consiguió sortear con éxito un intento de los republicanos en la Cámara de Representantes, que buscaron anular un veto del mandatario de una ley aprobada en el Parlamento.

En este caso, la oposición en Pensilvania buscó habilitar que los bares y restaurantes puedan funcionar al 100% de su capacidad en el estado. También se intentó permitir que los bares puedan volver a funcionar como tales, ya que actualmente solo se permite la compra de una bebida alcohólica con la ingesta de una comida, para desincentivar el consumo masivo de alcohol.

Esto ya había sido aprobado por una ley en ambas cámaras, pero Wolf decidió vetar la ley por la situación sanitaria en la región. Según él, una vuelta a la normalidad “pondría en peligro” la situación de los locales gastronómicos y de quienes allí asistan.

Debido al veto, la ley volvió al Poder Legislativo, donde los republicanos buscaron cancelar la decisión de Wolf, con el apoyo de un importante grupo gastronómico de Bethlehem, que se manifestó este martes en protesta por el veto del gobernador.

Para conseguir su objetivo, los republicanos necesitaban contar con dos tercios de los votos, pero se quedaron al borde: de los 135 sufragios necesarios, consiguieron 133. 

Entre ellos, hubo 22 demócratas que votaron en contra de un gobernador de su propio partido, mientras que 69 congresistas votaron en contra de la iniciativa.

“Teníamos la intención de permitir que los restaurantes y los demás espacios de este sector se mantengan a flote”, se lamentó el líder republicano en la Cámara, Kerry Benninghoff, que opinó que habría sido posible mantener a las personas seguras en un entorno de apertura total, como proponía la ley.

“Creo que se puede conseguir perfectamente. Los restaurantes lo harían bien porque se preocupan por sus clientes y por sus empleados”, afirmó.

“Con esta legislación la gente estaría en peligro”, lo contradijo el líder demócrata, Frank Dermody, que planteó que el estado enfrenta su 15º día consecutivo con más de 1.000 casos diarios y no puede permitirse mayores habilitaciones.

“Es increíble para mí que estemos aquí hoy tratando de lidiar con esta anulación”, sostuvo Dermody. “No solo está poniendo en riesgo a los clientes, sino también a los trabajadores y la comunidad en general”

Translate »