La administración Trump avanza en ser la que avale más penas de muerte en un siglo

Foto: The White House - Flickr

Un condenado a muerte fue ejecutado en las últimas horas por inyección letal , en momentos en que el Gobierno de Donald Trump impulsa una serie de ejecuciones federales que rompen una tradición de suspender la pena capital durante el período de transición de poder y que lo convertirá en el mandatario que más la avale en más de un siglo

Brandon Bernard, un afroamericano de 40 años, fue ejecutado en una prisión en Terre Haute, Indiana, por su participación en un doble asesinato en 1999 cometido en Texas cuando tenía 18 años, a pesar de los pedidos de clemencia y el contexto de la pandemia de Coronavirus.

Trump reanudó las ejecuciones federales después de una pausa de 17 años y se convertirá en el mandatario que más ejecuciones impulse en más de un siglo, con 10 reclusos condenados desde julio de este año, una cifra total sin igual en la historia moderna.

Más de medio millón de personas firmaron peticiones instando al presidente a conmutar la sentencia de Bernard por cadena perpetua, citando su edad en el momento del crimen y su buen comportamiento como preso, informó la agencia de noticias AFP.

Bernard es el noveno preso federal ejecutado desde julio, cuando la administración Trump reanudó las ejecuciones federales.

A pesar de la derrota de Trump en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, su administración planea llevar a cabo más ejecuciones federales antes de que deje el cargo, rompiendo una tradición de 131 años, en los que los presidentes salientes suspendieron las ejecuciones federales durante el período de transición.

La última ejecución federal está programada para el 15 de enero, solo cinco días antes de que el demócrata Joe Biden tome posesión de su cargo. El presidente electo se comprometió a poner fin a las ejecuciones federales.

Translate »