La Administración Biden redobla la presión sobre Bukele por su avance sobre la Justicia de El Salvador

Foto: Tw @VP

La vicepresidenta Kamala Harri, dijo este martes que Estados Unidos “debe responder” ante la destitución de jueces de la Corte Suprema y del fiscal general de El Salvador avalada por el presidente Nayib Bukele, luego de que el presidente amenazara con continuar con la remoción de funcionarios.

La nueva Asamblea Legislativa, el Parlamento unicameral de El Salvador, dominado por aliados de Bukele, destituyó hace tres días a los cinco magistrados constitucionalistas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) acusándolos de decisiones “arbitrarias” y al fiscal general Raúl Melara por considerarlo cercano a la oposición.

Además de la reacciones internacionales, el avance del polémico y joven Bukele sobre la Justicia causó protestas frente al emblemático Monumento a la Constitución de San Salvador; un desplome en la cotización de los bonos soberanos del país y un aumento de las tensiones entre el Gobierno y los organismos de crédito internacionales.

Sin arredrarse ante los cuestionamientos, Bukele, un empresario de 39 años que domina las redes sociales y ya era criticado por autoritario, advirtió este lunes que podía continuar la remoción de funcionarios.

El pueblo no nos mandó a negociar. Se van. Todos“, tuiteó, sin precisar qué funcionarios siguen en la mira del oficialismo.

Foto: Tw @nayibbukele

La vicepresidenta estadounidense aprovechó este martes una ponencia virtual ante la organización empresarial pro libre comercio Council of the Americas, en Washington, para redoblar la presión sobre el mandatario salvadoreño por parte del Gobierno del presidente Joe Biden.

El Parlamento de El Salvador actuó para socavar al más alto tribunal de la nación, la independencia judicial es crítica para la salud de una democracia y para tener una economía fuerte”, dijo Harris.

Debemos responder en El Salvador“, agregó, sin dar más detalles.

Este lunes, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió también a El Salvador “respetar la separación de poderes con el fin de preservar el progreso democrático logrado por el pueblo salvadoreño desde la firma del acuerdo de paz” de 1992.

El jefe de la diplomacia estadounidense, el secretario de Estado Antony Blinken, expresó su “seria preocupación” y señaló que el fiscal general es “un socio efectivo” de Washington en la lucha contra la corrupción y el crimen.

Bukele ha acusado a la Sala Constitucional, cuya misión es velar por el cumplimiento de la Carta Magna, de quitarle facultades para manejar la pandemia al considerar que vulneraban derechos fundamentales de la ciudadanía.

Los magistrados destituidos y el fiscal Melara habían sido electos por la anterior legislatura que dominaron los partidos tradicionales Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) y el izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Tanto Arena como el FMLN se alternaron en el poder en El Salvador entre 1989 y 2019 hasta la llegada de Bukele.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »