Junto a inmigrantes venezolanos, Trump acusa a Biden de ser “un títere de la izquierda radical”

Foto: Flickr

El presidente Donald Trump encabezó el viernes un acto de apoyo a inmigrantes venezolanos, desde Florida, uno de los estados más golpeados por la pandemia, en el que acusó a su principal rival electoral de ser “un títere de la izquierda radical” que quiere “imponer un sistema socialista”.

“Los patriotas que están acá huyeron del socialismo para encontrar la libertad y ahora Joe Biden y la izquierda radical quieren imponer el mismo sistema socialista y más acá”, sentenció el mandatario durante una “Mesa redonda en apoyo al pueblo venezolano”, reproducida por el canal NBC.

El mandatario consideró a Biden “un títere de (el senador y exprecandidato presiencial) Bernie Sanders, AOC (la congresista Alexandra Ocasio Cortez) y la militancia de izquierda, de la gente que quiere derribar estatuas y monumentos de George Washington, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin…y de Jesús. Quieren derribar las estatuas de Jesus”, agregó el mandatario, durante su acto de apoyo a inmigrantes venezolanos en la iglesia de Doral.

Antes de la mesa redonda, Trump se reunió con integrantes del Comando Sur sobre las operaciones contra el narcotráfico y, tras el acto con los inmigrantes venezolanos, tenía programado liderar un evento privado de recaudación de fondos para su campaña de cara a las elecciones de noviembre próximo desde Hillsboro Beach, 75 kilómetros al norte de Miami.

Mientras continuaba recibiendo críticas por realizar un nuevo acto público en uno de los condados con mayores índices de contagio del país, sin medidas estrictas de distanciamiento social ni un uso generalizado de tapabocas, la Casa Blanca informó que Trump cancelará su evento electoral de hoy, sobre el que pesaban los mismos cuestionamientos, por el avance de una tormenta tropical.

La vocera de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, explicó que el acto programado para hoy de New Hampshire se postergará dos o tres semanas hasta que la tormenta, apodada Fay, deje de ser una amenaza para la zona, informó la agencia de noticias EFE.

Como sucedió en su anterior acto masivo de campaña en Tulsa, Oklahoma, el equipo de Trump tenía planeado que los miles de simpatizantes que asistieran en New Hampshire firmaran un documento para eximir de cualquier responsabilidad al presidente si llegaban a infectarse de coronavirus tras el encuentro.

Translate »