Josep Maria Bartomeu renuncia como presidente del Barcelona tras conflicto con jugadores latinos y efecto censura

Foto: Albert Gea / Reuters

Bartomeu y su comisión directiva decidieron dejar sus cargos luego de que se definiera el voto censura el 1 y 2 de noviembre, que buscaba removerlos de sus funciones. Como si fuera poco, los inconvenientes con Messi, la salida de Luis Suárez y los desacuerdos salariales con el equipo influyeron en la despedida del máximo dirigente.

Josep Maria Bartomeu no pudo soportar la presión y dejó de ser el presidente del Fútbol Club Barcelona. La decisión se tomó tras una reunión de comisión celebrada este martes, en la que el resto de los directivos acompañó la postura del dirigente. Esto sucede casi 24 horas después de que él mismo, en conferencia de prensa, desmintiese que existía la posibilidad de una renuncia.

El objetivo del empresario español era lograr que las autoridades catalanas postergaran la moción de censura contra él, que debía llevarse a cabo el 1 y 2 de noviembre. Por medio de una carta, había pedido una prórroga justificando de que así podía habilitar varios centros de votación y de esa manera no habría aglomeración en las oficinas del Camp Nou, algo que podría traer consecuencias graves en el marco de la pandemia.

Pero según anticiparon Sport y Mundo Deportivo, la petición fue rechazada por parte de la Generalitat de Cataluña, el sistema político de la región. De esta manera Bartomeu, acorralado por la presión de los socios que el fin de semana iban a votar por su salida, prefirió dar un paso al costado.

Por su parte, el dirigente de 57 años no pidió la cancelación de la votación de la moción de censura en contra de su Junta Directiva, pero sí cuestionó la idoneidad de llevarla a cabo en la fecha límite prevista por los Estatutos del club, así como el protocolo del gobierno. 

Hasta que de un día a otro todo cambió: este lunes, había declarado ante los medios: “No he pensado en dimitir. Creo que se está construyendo un buen proyecto y estoy seguro de que vamos a ganar más de un título”. Además, añadió: “Sería un mal momento dejar al Barça con una gestora, que no podría tomar decisiones que tomamos nosotros día a día”. 

Bartomeu asumió como presidente el 23 de enero de 2014. Desde entonces, quedó al frente del club y comenzó a protagonizar conflictos de todo tipo que desembocaron en su salida de este martes. Sin duda, el mayor de sus problemas fue con el capitán e ídolo argentino, Lionel Messi, sumado a la disputa con el uruguayo Luis Suárez en algunas declaraciones polémicas.

La última disidencia que había protagonizado Bartomeu fue hace algunas semanas, cuando pidió a los futbolistas rebajarse los salarios como medida para colaborar con el club en medio de la crisis económica generada por la pandemia del Coronavirus. El propio plantel no se tomó de la mejor manera las formas en la que la directiva apuntó a este recorte y contestó que no negociarían una reducción de ingresos.

Translate »