Joe Biden presentó su plan para ampliar el acceso a la vacuna contra el COVID-19

Foto: Joe Biden - Flickr

El proyecto plantea aumentar la disponibilidad del antídoto en las farmacias, construir clínicas móviles para mejor la distribución en las comunidades de difícil acceso y priorizar la inmunización de trabajadores esenciales y personas de 65 años o más

El presidente electo Joe Biden, anunció que su Administración tiene previsto expandir el acceso a la vacuna contra el COVID-19 con la creación de centros comunitarios de vacunación y clínicas móviles, además de impulsar la distribución del antídoto en las farmacias, así como la implementación de grupos prioritarios que no sean tan “rígidos y confusos” como hasta el momento.

“Nuestro plan es tan claro como audaz: conseguir que más personas se vacunen de forma gratuita, crear más lugares para que se vacunen, movilizar más equipos médicos, aumentar el suministro y sacarlo por la puerta tan pronto como sea posible”, anunció en rueda de prensa este viernes el líder demócrata.

Biden calificó como un “fracaso estrepitoso” el lanzamiento de la vacuna contra el COVID-19 en los Estados Unidos y se comprometió a lograr la meta de distribución con 100 millones de dosis en sus primeros 100 días de gestión, junto al uso de mascarilla como un requisito de uso obligatorio.

Asimismo, informó que priorizará la aplicación de la vacuna en los trabajadores esenciales de primera línea y personas de 65 años o más, apuntando a un cambio en el protocolo de clasificación de grupos que se ha implementado hasta el momento, ya que “hay decenas de millones de dosis de vacunas sin usar en congeladores en todo el país”.

En este mismo sentido, refirió que solicitará a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias la implementación de sitios de vacunación comunitarios en su primer día en el cargo, en espacios como gimnasios, estadios deportivos y supermercados con el apoyo de más de 100.000 trabajadores de salud.

Aunque Biden describió su plan sanitario como “uno de los esfuerzos operativos más desafiantes jamás emprendidos” en el país, también reconoció que “las cosas van a empeorar antes de mejorar” y los cambios en su política tardarán en mostrar resultados en las estadísticas de COVID-19.

El próximo Jefe de Estado, que asumirá su cargo el 20 de enero, presentó recientemente un plan de alivio por 1,9 billones de dólares para reactivar la economía del país, donde se incluyen 20.000 millones de dólares para la distribución del antídoto y 50.000 millones para pruebas.

Mientras el país se prepara para lo que pudiera ser una segunda ola de contagios tras la llegada de la variante del virus proveniente del Reino Unido, las estadísticas sanitarias acumulan registros alarmantes con un promedio diario en la última semana de 3,285 muertos, 226,666 casos y 129,671 pacientes hospitalizados.

A pesar de la llegada de la vacuna, la situación de la pandemia parece no tener mejoría en el corto plazo, debido a que la nueva cepa del Coronavirus que es más contagiosa, se impondrá como dominante en el país para marzo, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Translate »